Sin fertilizantes, no hay desarrollo agrícola

La agricultura es un sector vital, no solo para la subsistencia alimentaria nacional, sino que también para el desarrollo de la economía, principalmente a través de las exportaciones que generan las ansiadas divisas que contribuyen a incrementar las Reservas Internacionales Netas (RIN) a tiempo de mantener la estabilidad del tipo de cambio. En ese entendido, es necesario buscar y aplicar los mecanismos que la ciencia y tecnología facilitan para mejorar el rendimiento de los suelos y con ello incrementar la cosecha.

Entre los diversos factores que intervienen para obtener un mayor rendimiento productivo, están el sistema de riego, la utilización de semillas transgénicas y la fertilización de los suelos mediante los abonos orgánicos e inorgánicos. En este breve artículo nos ocuparemos de los fertilizantes, para lo cual entrevistamos al ingeniero José Padilla, quien en la actualidad se encuentra desarrollando un interesante proyecto en este rubro, y nuestra intención es sustraer algo de sus conocimientos.

Estudio de suelos

Padilla menciona que cualquier terreno que se adquiera, sea esta utilizada o por desmontar, antes de cultivar se debe hacer un análisis de suelo para determinar qué tipo de plantación es más apropiada para sembrar, y lo más importante, qué variedad de nutrientes va necesitar para obtener un mayor rendimiento. En ese sentido, las entidades técnicas especializadas cumplen una labor fundamental, encontrándose entre ellas el CIAT, el INIAF, el Instituto de Investigación de la Caña y la facultad de agronomía de la UAGRM y otros más. “A mayor investigación, mejores rendimientos”.

Tipos de fertilizantes

Existen gran variedad de fertilizantes, cada una de ellas con sus propias ventajas e inconvenientes siendo los más demandados los orgánicos, conocidos también como abonos y que son de origen animal y vegetal; luego están los químicos y también los biofertilizantes. Padilla vuelve a insistir en el estudio de suelo, antes de la aplicación de algunos de los tipos de fertilizantes, aunque en ciertos casos recomienda una combinación de todas ellas, puesto que individualmente ninguna posee la totalidad de nutrientes que se necesita, tal como sucede con el organismo humano que requiere de la diversidad de alimentos para su sostenimiento saludable.

El ingeniero José Padilla, en entrevista exclusiva en Contacto Económico.

La propuesta de Padilla

Su proyecto consiste en la elaboración de fertilizantes con la utilización de minerales no metálicos, destacando entre ellos la zeolita, caliza, dolomita y la roca fosfórica, por los altos componentes de nutrientes que poseen y que inclusive ayudan a partir el suelo para captar mayor humedad. El costo por tonelada sale un aproximado de 150 dólares frente a los 400 dólares que representa la urea.

Estos fertilizantes pueden incrementar su rendimiento al máximo, si se lo combina con harina de pescado (abundante fósforo), melaza de caña y/o la composta que tiene abundancia de fósforo y potasio. No olvidarse, primeramente buscar al especialista en estudio de suelos para que su inversión le dé el mayor rédito posible.

Edición Impresa (https://contactoeconomico.com/edicion-264/)

Destacados

Stay Connected

21,165FansMe gusta
3,912SeguidoresSeguir
21,500SuscriptoresSuscribirte
spot_img

últimos artículos

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial