Un gobierno boliviano conciliador, sin embargo…

Existen muy buenas intenciones por parte el binomio presidencial; el discurso pronunciado por ambas autoridades el día de la transición de mando, le ha dado cierta tranquilidad a buena parte de la población que estaba preocupada por la forma en que se conduciría al país, que no aceptarían un gobierno al estilo evista y su entorno radical. Arce manifestó que gobernarán para todos los bolivianos sin resentimientos ni persecuciones, manteniendo la independencia de poderes y promoviendo la despolitización del Órgano Judicial y que concentrarán esfuerzos en la reactivación de la economía. Choquehuanca por su parte, anunció que se buscará mantener el equilibrio entre los extremos, “el cóndor para volar, necesita que sus dos alas estén en perfecta armonía”.

Una primera muestra de la coherencia entre la palabra dicha y las acciones, se traduce en la nominación de un Gabinete Ministerial eminentemente técnico conformado en su mayoría, por profesionales jóvenes ávidos de aportar conocimientos en beneficio del país. Lo pregonado se reafirma (con sorpresa para todos), con la designación de una cruceña como ministra de la presidencia, María Nela Prada Tejada, hija de Ramón Prada (cuñado del extinto expresidente Hugo Banzer) y de la ex diputada por el MAS Bety Tejada. En su discurso de ocasión, la flamante ministra y militante activa del MAS desde el 2005, se comprometió a buscar y aplicar las formas y maneras de integrar oriente con occidente y erradicar definitivamente la discriminación regional que tradicionalmente subsiste entre ambas regiones.

Sin embargo, no les va ser fácil alcanzar su cometido; ciertas organizaciones sociales que siempre han visto al gobierno como una torta a la que todos quieren acceder para disfrutarla, ya empezaron a reclamar su parte exigiendo algunos ministerios, anteponiendo el compromiso político por encima de la capacidad profesional. Por otro lado, si bien el Órgano Ejecutivo está dando buenas señales, por ahora no podemos decir lo mismo de la Asamblea Legislativa Plurinacional comandada por Andrónico Rodríguez perteneciente al ala radical del MAS (presidido por Evo), quien ya postergó las sesiones de la presente semana hasta la siguiente, para tomarse su tiempo y así poder acudir al encuentro del ex presidente Morales en la población de Chimoré.

Pero, lo que más ha desconcertado a la población, es enterarse que el Senado acaba de designar como secretario del Comité de Lucha contra el narcotráfico, nada más y nada menos que a Leonardo Loza, antiguo dirigente cocalero del trópico de Cochabamba. Durante la gestión de Evo, el Órgano Ejecutivo acaparó todos los órganos del Estado; si Arce Catacora no se pone fuerte, esta vez sería la Asamblea Legislativa quién impondría su peso y a través de ella, el ex presidente Evo Morales. Para que eso no suceda, es necesario que la oposición haga causa común en apoyar las nuevas políticas que dicte el binomio presidencial en beneficio de la población. La mejor manera de superar la crisis será trabajando y trabajando, pero se requiere de un ambiente de paz y estabilidad político social, al cual todos estamos llamados a promoverla y conservarla.

Harold Dávila Ruiz Director General