ENDE avanza en los estudios para la exportación de electricidad a Brasil

La previsión de generación eléctrica para el mercado brasileño es de aproximadamente 3.000 megavatios (MW) de potencia.

El río Madera, donde la estatal de electricidad elabora los estudios para la exportación. (Foto: Ende)

La Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corporación avanza en los estudios estratégicos con miras a la integración energética con Brasil y a ser su proveedor de electricidad, al igual que ahora lo es de Argentina.

“Se están desarrollando estudios de gran importancia estratégica para Bolivia en busca de la integración energética con Brasil, tal como es el Inventario hidroeléctrico binacional río Madera, que pretende evaluar el potencial hidroeléctrico en parte de la cuenca del río Madera, cuya capacidad estimada es de hasta 3.772 megavatios (MW)”, informó a Ahora El Pueblo, Manuel Valle Vargas, presidente de la estatal de electricidad.

Indicó que este proyecto será de gran beneficio para Bolivia y Brasil, ya que permitirá producir “energía limpia” a través de una central hidroeléctrica.

Actualmente, Bolivia, a través de ENDE, exporta energía a Argentina con una capacidad de hasta 120 MW gracias a la interconexión Bolivia–Argentina a través de la línea ‘Juana Azurduy de Padilla’, que vincula las subestaciones Yaguacua, en el lado boliviano, y Tartagal, en el lado argentino, y por la cual se exporta energía proveniente del sistema eléctrico boliviano, “generando ingresos importantes para el país”.

Esta exportación, que se inició el 13 de marzo de este año, fue catalogada como “histórica” para el país debido a que marcó un hito en la integración de ambos países.

En esa oportunidad, el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, afirmó que el proyecto permitirá contar con un excedente de Bs 1.000 millones a Bs 2.000 millones, dependiendo de los precios de la electricidad.

Con miras a exportar electricidad también a Brasil, ENDE desarrolla además el estudio de viabilidad para la interconexión eléctrica entre ambos países por la provincia Germán Busch, en Santa Cruz.

Además se desarrollan estudios para la interconexión Bolivia–Brasil para el norte amazónico, con el fin de aprovechar la energía proveniente de centrales hidroeléctricas brasileñas, desplazando el consumo de diésel en los sistemas aislados de Cobija, Riberalta, Guayaramerín y otros que se encuentran en dicha región, informó Valle.

Luego de consolidar la venta a Argentina, Valle señaló que Bolivia “apuesta a convertirse en uno de los principales proveedores de energía eléctrica para el mercado brasileño, y que en el caso del proyecto binacional en el río Madera, según los estudios, se preve generar aproximadamente unos 3.000 MW de potencia par inyectar al sistema de Brasil.

El Proyecto Hidroeléctrico y de Navegación Fluvial Río Madera forma parte del proyecto binacional (Bolivia-Brasil) de explotación del potencial hidroeléctrico en el tramo binacional de los ríos Madera y Mamoré; entre Villa Bella y Manoa en Bolivia (Abuna en Brasil), y entre Guayaramerín y Villa Bella, respectivamente. El potencial es de aproximadamente 20.000 gigawatts hora (GWh/año) con una potencia instalable de aproximadamente 3.000 MW.

Más parques eólicos

ENDE Corani tiene planificado desarrollar varios estudios de medición eólica para encarar nuevos proyectos que permitan implementar más parques eólicos en el país.

“Se proyecta que para 2025 Bolivia inyecte más de 200 MW de potencia instalada de energía eólica al SIN (Sistema Interconectado Nacional)”, informó la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corporación.

Actualmente, Corani se encarga de la operación y mantenimiento de los cuatro parques eólicos del país: Qollpana (27 MW), Warnes I (14,4 MW), San Julián (39,6 MW) y El Dorado (54 MW).

En tanto, ENDE está ejecutando la ampliación del Parque Warnes fase II en Santa Cruz y La Ventolera en Tarija, con una potencia instalada de 45 MW entre ambos.

La eólica es una fuente de energía renovable limpia y amigable con el medioambiente porque no requiere del uso de combustibles fósiles, sino de la fuerza del viento, “desplazando importantes cantidades de gas y evitando la emisión de toneladas de dióxido de carbono”.

ENDE destacó que el cambio de la matriz energética, con mayor participación de energías renovables, es una prioridad para el Gobierno porque se busca cambiar progresivamente la matriz energética aprovechando el alto potencial eólico, solar e hidroeléctrico existente, con el fin de desplazar importantes cantidades de gas para otros usos, y principalmente evitando la emisión de toneladas de dióxido de carbono al medioambiente.

Agencias

Destacados

Stay Connected

21,165FansMe gusta
3,912SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte
spot_img

últimos artículos

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial