AECID concluye curso virtual sobre la «Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores»

El Centro de Formación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Santa Cruz, en colaboración con el Instituto de Mayores y Servicios Sociales de España (Imserso), finaliza el curso virtual dedicado a la «Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores». El objetivo era dar a conocer esta iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A lo largo de tres semanas de formación, 40 profesionales procedentes de 11 países de Latinoamérica (Bolivia, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Perú, Uruguay y Venezuela) recibieron formación impartida por docentes internacionales, expertos en la implantación de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, a fin de poder aplicar lo aprendido en sus respectivas comunidades.

La actividad, que inicialmente se perfilaba como presencial, tuvo que ser reformulada para impartirse virtualmente, debido a la crisis sanitaria generada por el Covid-19.

La iniciativa de la OMS

La Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores forma parte de la estrategia de la OMS para la Década del Envejecimiento Saludable (2021-2030), en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Su finalidad es ayudar a las localidades a prepararse para abordar de manera integral el rápido envejecimiento de la población a nivel mundial. En ese sentido, este proyecto impulsa la creación de entornos y servicios que permitan un envejecimiento activo, digno y con calidad de vida, respondiendo a las necesidades particulares de la población de mayor edad en cada comunidad.

Para lograr dicho cometido, la OMS propone una metodología innovadora de investigación-acción, diseñada para promover la participación activa de las personas mayores durante todo el proceso de implantación del proyecto: planificación, ejecución, evaluación y mejora continua. Estas fases se llevan a cabo en ciclos aproximados de cinco años, y contemplan la actuación en ocho áreas de trabajo transversal. Estas abarcan desde la accesibilidad a edificios, espacios públicos y transporte, así como también a servicios sociales y sistemas de información, entre otros.

Contenidos del curso

El curso virtual constituyó un espacio de intercambio de conocimiento, en el que además de aprender sobre el proceso para implementar el proyecto de amigabilidad, los participantes tuvieron la oportunidad de compartir experiencias personales en relación a la situación de las personas mayores en sus respectivos municipios y comunidades.

Durante el último módulo de la capacitación se abordó el contexto latinoamericano, continente signado por una profunda desigualdad social. En la región, la mayoría de las personas de edad vive acompañada, aunque el porcentaje de adultos mayores que viven solos o con una persona de su misma generación va en aumento. Asimismo, es una población que presenta gran heterogeneidad social y étnica, y cuyo número va en crecimiento. Dicha situación pone en relieve la importancia de formular políticas específicas destinadas a este grupo demográfico, que permitan una senectud digna.

Aunque las necesidades particulares varían de localidad en localidad, durante el curso se indicó que la mayoría de los estudios coinciden en señalar la existencia de espacios verdes y la accesibilidad a actividades de esparcimiento como aspectos positivos de mejora. Por otro lado, la inseguridad, las veredas rotas, el mal acceso a los servicios de salud, los complicaciones de acceso a la información y el transporte dificultoso resaltan entre los problemas que perciben los mayores para tomar parte en la vida de la ciudad.

Impacto del Covid-19 en la amigabilidad con las personas mayores

La crisis sanitaria ocasionada por la pandemia de Covid-19 ha acentuado la discriminación hacia la población de mayor edad. En muchos casos, el confinamiento obligatorio ha derivado en una reducción considerable de las interacciones sociales y las oportunidades de ocio para las personas mayores, quienes además se ven expuestas a mayores riesgos de violencia, abuso y negligencia de parte de sus cuidadores. Dicho escenario ha demandado una rápida respuesta de parte de los gobiernos locales.

Durante el curso organizado por la Cooperación Española, se profundizó acerca del trabajo realizado por la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, para implementar iniciativas amigables durante el confinamiento. En ese sentido, el trabajo colaborativo en red entre una diversidad de actores (organizaciones vecinales, empresas de servicios públicos, iniciativas de voluntariado, etc.) ha sido clave para poder continuar atendiendo a las personas mayores, compartiendo experiencias e ideas útiles, adaptando programas y servicios o utilizando tecnologías de la información y la comunicación para ofrecer acompañamiento y apoyo.