RESPIRADORES: IME PRESENTA FACTURAS PARA DEMOSTRAR QUE NO HUBO SOBREPRECIO

La empresa española ofrece poner en funcionamiento de inmediato los equipos Respira-Innova, sin condiciones

IME Consulting, la empresa distribuidora de los 170 respiradores de la marca Innova adquiridos por el gobierno boliviano, presentó a la Fiscalía las facturas de los pagos realizados por los equipos y accesorios, para demostrar que no hubo sobreprecio en la operación.

“ Las Facturas y una nota de GPA Innova desvirtúan la versión inicial en sentido que los equipos costarían aproximadamente 8.500,00 dólares americanos, la cual no contemplaba  el costo de los accesorios”, dijo el abogado de la empresa, Ramiro Vega.

La relación de facturas y gastos presentada por la empresa revela que el costo final de cada uno de los 170 respiradores, superaba los 15  mil euros, sin considerar el pago del IVA y el Margen Comercial (40%) en España, ni el margen de utilidad de la empresa, que era de alrededor de 5 mil euros por equipo.

Vega aseguró que los respiradores fueron fabricados para el tratamiento de los casos de COVID-19 y que “resulta absurda cualquier posición en referencia a que no serían adecuados para estas circunstancias”. 

El abogado anunció que IME ofrece poner en marcha de inmediato y acompañar el funcionamiento de los respiradores entregados en Bolivia, “sin condicionar ello al pago del saldo del precio acordado con el Estado, el que podría realizarse una vez que concluyan las investigaciones y se cuente con el resultado de las auditorías que están en curso”.

“El modelo básico puede funcionar en pocos días, si el gobierno permite que el equipo de IME Consulting comience a trabajar. Cabe precisar que este modelo está diseñado para pacientes graves con coma inducido y no depende de la cantidad de camas de Terapia Intensiva con las que cuente el país”, explicó.

Vega destacó que desde el 20 de mayo IME Consulting  hizo varias propuestas al gobierno boliviano, “con sacrificios económicos para la empresa y pese a que no existe ninguna irregularidad, para que los respiradores cumplan de una vez el objetivo de salvar vidas”.