GS1 Bolivia comparte estándares en controles de insumos sanitarios y alimentos

En tiempos de emergencia sanitaria como los que se viven actualmente, los controles de insumos sanitarios, medicamentos y alimentos, entre otros, se intensifican para evitar la circulación de artículos médicos adulterados. La visibilidad y eficiencia a lo largo de la cadena del sector salud son más importantes que nunca.

Según  la  Organización  Mundial  de  la  Salud  (OMS), 1  millón  de  personas   fallecen  anualmente a nivel global por medicamentos falsos, por ello se vuelve fundamental en medio de una pandemia global, el consumo de productos habilitados, con un origen y control detallado.

En así que GS1 Bolivia, organización líder en el desarrollo de  estándares  y  soluciones  tecnológicas para la identificación de productos y servicios como el código de barras, comparte una serie de recomendaciones para la hora de comprar medicamentos e insumos sanitarios autorizados, destacando sobre todo la importancia de adquirir los mismos en canales de distribución habilitados (farmacias). La tecnología se puede aplicar a barbijos, medicamentos y pruebas de COVID-19, entre otros.

En este sentido es importante identificar que los productos cuenten con los siguientes distintivos:

  • Nombre comercial (nombre de comercialización del medicamento).
  • Nombre genérico (de la droga o especialidad medicinal).
  • Concentración, presentación y fórmula (Concentración de la droga y su forma farmacéutica;  descripción  de  la  cantidad  de  comprimidos  o   ml   que   trae   el   envase, especificando si es de venta libre o con receta archivada).
  • Lote, fecha de vencimiento y condiciones de conservación: El lote identifica de manera única a una partida en el rotulo. El vencimiento establece su caducidad. En los casos en que esto requiera, se detallarán condiciones específicas de conservación como temperatura, uso de heladera, etc.
  • Datos del Laboratorio: deben brindarse datos completos de la empresa titular, sea elaborador y/o importador además de domicilio legal, razón social y número de certificado de autorización, entre otros.
  • Código de barras y troquel: El mismo es parte del envase que se extrae cuando el paciente compra un medicamento con obra social y se envía adjunto con la receta para solicitar el reintegro. Allí se identifica al medicamento con un GTIN (es un código de barras que se utiliza comercialmente para identificar de manera única a un producto) elaborado por GS1.

De esta manera, GS1 Latam, grupo del cual GS1 Bolivia forma parte, han desarrollado un programa que permite identificar con estándares mundiales de forma única e inequívoca las pruebas de Covid- 19, mascarillas, geles, guantes quirúrgicos, entre otros dispositivos médicos garantizando conocer su identidad, contactar con los dueños de la marca y evitar falsificaciones. Todo con el código de barras GS1.

Acerca de la empresa

GS1 (Global Standard One) es la organización líder en el desarrollo de estándares y soluciones tecnológicas para la identificación de productos y servicios. Es un organismo internacional con sede en Bélgica que brinda servicios de estandarización a nivel mundial y está presente en más de 111 países del mundo. Hace décadas trabajó en la incorporación de los comúnmente denominados “códigos de barras” para garantizar la seguridad, trazabilidad y visibilidad de los insumos.

GS1 Bolivia opera en nuestro país hace más de 25 años cuando la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO) adquirió su representación; desde entonces GS1 Bolivia cumple un rol protagónico en el manejo de la información para que las operaciones comerciales fluyan en forma eficiente y segura en el país.

GS1 Bolivia y 18 países de Latinoamérica forman parte del grupo GS1 Latam, que están trabajando de manera conjunta para aportar soluciones estándares y mejores prácticas utilizadas desde hace 40 años a nivel mundial, y hoy cuenta con una propuesta para apoyar la atención a la emergencia de COVID 19.

“Hace dos décadas incorporamos en Bolivia el código de barras y con ello la posibilidad de garantizar seguridad en una de las problemáticas más importantes que ocurren en el mundo con la falsificación de medicamentos. Así como esta herramienta ha sido un antes y un después en la industria farmacéutica, trabajamos para seguir innovando y simplificando los procesos”, manifestó Javier Gil, Director Ejecutivo de GS1 Bolivia.

Cainco