Editorial

Banca, producción y exportación

La bolivianización de la economía (sumado a otros aspectos), ha resultado ser una importante estrategia para mantener una moneda nacional fuerte frente al dólar; claro que con la paridad cambiaria se ha perjudicado algunos sectores principalmente al exportador, pero en contrapartida se ha logrado mantener a raya la inflación y es que, es difícil beneficiar simultáneamente a todos por igual, aunque ése debe ser el objetivo de todo gobierno.

Quizá sea hora de compensar a los exportadores y la mejor manera de hacerlo sería mejorando la infraestructura caminera, los pasos en frontera, la tramitología y especialmente sancionando una ley que “castigue severamente” a toda persona u organización social que bloquee el libre tránsito de personas y mercancías; se puede protestar de diferentes maneras, menos bloqueando ya que este método perjudica a la gran mayoría, es como hacerse el harakiri.

Hoy más que nunca se requiere dinamizar las exportaciones de productos no tradicionales, puesto que estas compensarán, la reducción de los ingresos del Estado por la caída de los precios de los hidrocarburos y esa estrategia, debe partir por el sector agropecuario que es el generador de los productos que los exportadores colocarán en el mercado externo, generando las necesitadas divisas y equilibrando las fuentes de empleo digno.

Bolivia cuenta con una banca sólida, gracias a la consciente y prudente labor que desempeñan los actores financieros y la eficiente regulación que realizan la ASFI y el BCB. Los créditos se pueden encaminar a incrementar las áreas de cultivo de productos cuyos precios en el mercado internacional, tiendan al constante aumento o al menos mantengan su estabilidad. La feria del crédito a realizarse en la ciudad de Santa Cruz los próximos días, es una gran oportunidad para que oferentes y demandantes de dinero hagan negocios de beneficio mutuo, en aras de incrementar la producción y la productividad.

El Director




Menú de cierre