Editorial

Toda crisis se supera con mejor organización y más trabajo

Así de sencilla es la cuestión, si la demanda de los productos que vendo se reduce al mismo tiempo que sus precios se contraen, entonces me quedan dos alternativas: busco la forma de mejorarlo dándole un valor agregado para hacerlo más atractivo y competitivo, o debo encontrar la forma de producir otros bienes cuyos precios sean más estables o tiendan a crecer, ya sea porque existe poca oferta, o mantiene una demanda ascendente. En ambos casos, sea que mejore mi producto o ingrese a otro rubro de mayor rentabilidad, debo previamente investigar y estudiar alternativas, lo que en buen castellano significa trabajar más y de manera organizada; pero vale la pena, si luego como recompensa captaré igual o mayores utilidades que antes y lo más importante, no me generará ninguna crisis.

Esta situación se debe dar en todo orden de cosas, incluso a nivel de asalariados; si el gobierno determina los aumentos de sueldos, el trabajador tiene que tomar conciencia de que ese beneficio va provenir del incremento de ingresos por ventas de bienes o servicios de la empresa que le cobija; por tanto, se requiere aumentar la capacidad productiva del equipo de trabajo. Claro que lo ideal sería que el incremento salarial lo determine el empleador, porque es quien observa la dedicación y rendimiento de sus colaboradores y conoce a fondo su situación financiera; aunque también es recomendable la negociación entre ambas partes. En el caso boliviano, al ser el gobierno quien determina la política salarial, debe acompañarla con una estrategia de concienciación a la masa laboral sobre la delicada responsabilidad que le corresponde cumplir como trabajador para mantener su fuente laboral.

Toda situación negativa se contrarresta con más y más trabajo y mucho mejor si lo hacemos de manera ordenada y especialmente a nivel de país, como ahora que se cayeron los precios de los hidrocarburos y minerales y otros productos más de exportación. Una buena estrategia que nos permita incrementar los ingresos exige desarrollar técnicas de procesamiento de nuevos productos de exportación y/o de sustitución de importaciones, lo cual implica incrementar el trabajo en tiempo y calidad de todos los involucrados. Al respecto algunas preguntas flotan en el limbo, ¿estamos decididos a trabajar un poco más de lo habitual?, ¿el gobierno está dispuesto a dictar normas de apoyo al desarrollo de la iniciativa privada que es la verdadera generadora de fuentes de empleo formal y digno?. Si la respuesta es positiva, con toda seguridad que superaremos la crisis.

El Director

Entradas recientes

Archivos

Menú de cierre