Marcelo Trigo, apuesta por la educación financiera

Marcelo Trigo, apuesta por la educación financiera

El nuevo presidente de la Asociación de Bancos de Bolivia (Asoban), es un economista de profesión, que se enorgullece de ver crecer a sus clientes y en su nuevo reto de presidir Asoban, profundizará las buenas relaciones con sus asociados y el ente regulador. Es graduado de la Universidad de Notre Dame (EEUU) y con una maestría en administración de negocios (MBA) de la Universidad de McGill (Canadá).

En su trayectoria profesional, fue gerente de división de riesgos del Banco de Crédito BCP, además de otras gerencias regionales, y desde mediados de 2015 funge como gerente general del Banco de Crédito, siendo el primer boliviano en desempeñar esta función. Contacto Económico entrevistó a este joven directivo, que acaba de asumir un nuevo reto el cual, transcribimos para ustedes nuestros queridos lectores.

¿Cuál es su trayectoria profesional?

MT: Después de graduarme en la universidad, comencé trabajando en banca, a mis 22 años en el BHN (Banco Hipotecario Nacional); con el paso del tiempo, esa entidad fue absorbida por City Bank, de manera que nos redirigieron a la misma con cinco años trabajando en dicha institución. Tuve una pausa de dos años, porque hice una maestría en finanzas, y al retornar, ya hace 16 años, me incorporé al Banco de Crédito. Ingresé a la gerencia corporativa de La Paz donde trabajé tres años aproximadamente; el 2005 pasé a la gerencia regional de Sucre y Potosí.

Estuve en Lima, viendo riesgos de banca de consumo y el 2010 retorné a Bolivia para asumir la gerencia nacional de riegos, posición desde la cual fui promovido el 2015 a la Gerencia General del Banco de Crédito, puesto que desempeño actualmente.

¿Cual es su evaluación de la banca en Bolivia?

Creo que la banca boliviana siempre ha estado avanzando bastante bien, después de la crisis sobre todo del 2000, que afectó principalmente al sistema financiero, desde esa época la banca boliviana ha dado pasos conjuntamente con la regulación; de igual manera hay oportunidades de mejora incorporando las experiencias de otros países.

¿Qué es lo que más le agrada de trabajar en banco?

Una de las satisfacciones que más me gustan es cuando uno va a visitar clientes, tiene una relación de larga data y se acuerda cuando empezó a trabajar con créditos más pequeños y probablemente hoy en día son clientes de industrias medianas y grandes, que han ido creciendo en estos últimos años. Ver la transición de esas empresas y pensar que el banco ha podido contribuir en algo a ese crecimiento, es algo que enorgullece.

Por otro lado, el crecimiento de una generación de profesionales bolivianos en el Banco de Crédito, que comenzamos a trabajar desde puestos bajos y hoy en día muchos de ellos ocupan las gerencias más importantes del banco.

¿Gerenciar el BCP, significa un reto para su vida profesional?

Sin duda, es un reto y un desafío de todos los días que lo disfruto mucho; cada nueva experiencia es donde uno aporta lo mejor de sí mismo, pero también se va aprendiendo, de manera que espero aportar mis conocimientos a Asoban como lo he venido haciendo con el banco de Crédito.

Desde el BCP, apuntamos a la innovación para dar seguridad a los planes que hay en carpeta a corto y largo plazo y tuvimos el estreno del primer Café Banco de Bolivia.

¿Qué resultados alcanzaron en 2017?

Cerramos bien la gestión cumpliendo los objetivos; en términos generales, fue un buen año. Registramos un 17% de crecimiento de cartera cumpliendo con las normas de la Ley 393 de Servicios Financieros.

¿A qué atribuye este crecimiento?

Fue parte de la estrategia que diseñamos para identificar los sectores donde queremos crecer y fuimos exitosos en nuestra oferta, destacando tanto en calidad como en innovación. En la presente gestión vamos a seguir en esa misma línea. Estimamos un crecimiento que rondará el 14% de nuestra cartera, acompañando un año de estabilidad económica. Vamos a seguir apostando por los sectores y nichos de mercado con los que trabaja el BCP.

¿Cuáles son esos nichos a los que se refiere?

El BCP es un banco universal, atendemos toda clase de clientes, actualmente llevamos adelante proyectos como el de microcréditos, fortalecimos el sector corporativo, que es tradicional y estamos empezando a crecer en créditos de vivienda social. A este último, junto al sector productivo, es donde se dirigió nuestra cartera crediticia. Se alcanzaron las metas y se espera lo mismo para el año en curso.

Este año vamos a profundizar nuestra presencia en los sectores con los que actualmente trabajamos, pero también apuntamos a fortalecer la industria, el agro y la ganadería.

¿Tiene algún plan definido para su gestión en su condición de presidente de Asoban?

Creo que es importante, empezar haciendo notar que Asoban es una asociación muy institucionalizada, de manera que lo que nos toca a nosotros, es seguir trabajando en lo que ya han venido haciendo nuestros antecesores.

No es que hoy empieza un nuevo día, sino que continuamos con lo que ya se ha venido trabajando en los últimos años y tal vez poder profundizar en algunos temas, pero básicamente vamos a seguir generando espacios de diálogo con los reguladores, con nuestros asociados, con la gente que interviene en el sistema financiero para poder seguir contribuyendo al crecimiento del país a través de los créditos.

¿Y en cuanto a orientación financiera?

Un pilar importante para nosotros es la educación financiera y la bancarización, seguiremos trabajando en el tema, para llegar con mayor claridad al consumidor, que entienda mejor los productos de la banca, que vea una banca más amigable y cercana, ese es un reto muy importante. Sin duda también, trabajar conjuntamente con el ente regulador para generar una regulación que acompañe a las nuevas tecnologías que existen hoy en día.

Se está teniendo mucha digitalización y creo que, debemos ir progresando en esa dirección con un sistema adecuado y por supuesto, trabajar en las relaciones internas de Asoban, seguir profundizando en las buenas relaciones que se tienen con los bancos para poder trabajar por el sistema financiero.

¿Cómo ve la economía boliviana y su incidencia en el tema financiero?

Este año se estima que Bolivia va crecer alrededor del 4 %, consideramos que eso es un crecimiento bueno, saludable; de hecho, el país ha venido creciendo de manera importante, entonces vemos que la economía se desempeña conforme lo esperamos. Claramente si al país le va bien, al sistema financiero le va bien; estamos optimistas sobre el crecimiento económico de este año.

¿Le es fácil a los banqueros adaptarse a las regulaciones de la ASFI?

Uno de los retos más grandes que ha tenido el sistema financiero, ha sido el cambio de la nueva ley que está implementándose hace 3 años; ahí hemos tenido desafíos importantes, como cumplir con los cupos que tenemos a diciembre de este año con el 60%, hay control de tasas y somos la industria que tiene la presión impositiva más alta, casi 50% de las utilidades están afectadas por cuestiones tributarias y todos estos temas sin duda han generado un desafío importante para todo el sistema y que evidentemente la banca los cumple y respetamos las normas, que no por eso son fáciles.

¿Cree que se deben hacer cambios en el sistema de regulación?

Considero que la nueva ley del sistema financiero vela de mejor manera por el consumidor financiero y eso es algo positivo en general y lo valoramos; por otro lado, creo que debemos ver hacia el futuro oportunidades de trabajar de mejor manera, los temas de los cupos y tasas, porque las condiciones de mercado van cambiando por lo que tenemos que adecuarnos a esos nuevos requerimientos. La presión impositiva en Bolivia para el sistema financiero es una de las más altas y definitivamente es un desafío importante.

¿Qué porcentaje del mercado potencial financiero está cubierto?

Hay varias formas de medir la bancarización, una forma que es bastante sencilla es medir el total de créditos sobre el PIB; Bolivia está con una bancarización del 50% aproximadamente, que es relativamente alta en la región, claro que hay países con una bancarización del 80% y otros con el 30%; entonces para empezar, creo que Bolivia ha avanzado bastante bien, pero sin duda todavía hay mucho por hacer.

¿Cuál sería la estrategia?

Una de las cosas que nos interesa para llegar más a la gente, es el tema de la educación financiera, acercarse más a la gente, educarla mejor y que sepa cuáles son las bondades, obligaciones y derechos del sistema financiero para que puedan trabajar de mejor manera con la banca.

Tenemos una estrategia para la educación financiera, contamos con una página web llamada “Descubre”, en la cual se puede inscribir y se va certificando en diferentes módulos que la página le va enseñando sobre diferentes productos de la banca, es una metodología bastante interesante.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Muy interesante este artículo. En realidad, a parte de todo, es necesario enseñarle a las personas la importancia de alternativas para ampliar el capital económico. Por ejemplo el caso de las inversiones. Otro sitio interesante para aprender de este tema es aquí https://global.itrader.com/es/page/courses hay cursos para principiantes, conocedores y expertos. Se los recomiendo

  2. Completamente de acuerdo con el señor marcelo. Hay que apostar por la educación financiera.

    Hay que usar los recursos y seguir las nuevas tendencias económicas que la tecnología nos facilita, personalmente me estoy educando para invertir en materias primas ( commodities) o futuros. Es importantísimo educarte correctamente antes de ejecutar cualquier tipo de acción, por aquí les dejo algunos de los cursos con los cuales me preparo para operar en el mercado bursátil.

    https://www.itrader.com/es/page/courses

    Saludos.

Deja un comentario

Menú de cierre