Edificios verdes

Edificios verdes

Edificios verdes fomentando la sostenibilidad y protección ambiental

Un edificio verde de alto rendimiento puede ser visto como un organismo vivo, por lo que requiere de un ambiente enriquecedor para conservarse y mantenerse sano. Éstos son un pilar fundamental para las ciudades inteligentes, diseñados para lograr un rendimiento económico y ambiental duradero, haciendo énfasis en las necesidades climáticas específicas para proporcionar salud, seguridad y productividad a sus habitantes.

Este tipo de edificaciones son regulados por certificaciones, en la actualidad existen varios sistemas a nivel mundial que elaboran un análisis exhaustivo de los proyectos arquitectónicos y emiten un resultado final del análisis que certifica la veracidad del uso de los conceptos de sostenibilidad en todos sus elementos.

Sistema de calificación LEED

El sistema de mayor influencia a nivel mundial es el LEED (Leadership in Energy and Environmental Design, por sus siglas en inglés, traducido como Liderazgo en Energía y Diseño Medioambiental), un programa de certificación independiente que se ha convertido en el punto de referencia a nivel internacional aceptado para el diseño, la construcción y la operación de construcciones y edificios sostenibles y de alto rendimiento.

La certificación fue desarrollada en el año 2000 por el United States Green Building Council (USGBC), el consejo de construcción sostenible al nivel nacional para EE.UU., mediante un procedimiento consensual. LEED sirve como herramienta de diseño para construcciones de todo tipo y tamaño, ofrece una validación específica por parte de terceros sobre las características sostenibles de un proyecto.

Green Building Council como certificador mundial

El Green Building Council (GBC) es un consejo de aplicaciones verdes que pertenece a una red mundial fundada en cada país de América Latina, denominada Red Latinoamericana, la cual pertenece al Network de las Américas, la que a su vez forma parte de un ente mundial con base en Canadá.

Los GBC se han creado en respuesta a las necesidades que tienen los edificios, las construcciones y todo aquello relacionado a un edificio durante todo el periodo de su vida, haciendo referencia al uso eficiente de la energía, de los recursos naturales y los materiales utilizados, minimizando el impacto ambiental que generan en el proceso de construcción o de mantenimiento.

Contexto en Bolivia

“Nosotros como Green Building Council Bolivia comenzamos el año 2009 aproximadamente, fuimos los primeros de Latinoamérica. Estos consejos de aplicaciones verdes necesitan del apoyo de la industria de la construcción en general y de los promotores de la construcción (developers), quienes deberían tener una percepción de un desarrollo que a nivel mundial ya se ha entendido”, manifestó Marcelo Valenzuela, arquitecto magister LEED AP BD+C y presidente de GBC Bolivia.

Según el arquitecto, actualmente se está terminando el proceso de personería jurídica del GBCB, con el objetivo de, una vez cumplida la parte legal, se abra el consejo a empresas que están como fundadoras y se pueda incentivar a los profesionales a formarse y acreditarse en el sistema LEED. Sin embargo, agregó ya ha trabajado en varios proyectos en el país, “hemos logrado que el alcalde Luis Revilla apruebe el código verde para la construcción en la ciudad de La Paz, en Santa Cruz estamos apuntando a lo mismo haciendo reuniones y conversatorios, pero el municipio ya tiene dentro sus normativas, algunos beneficios que otorgan a aquellos edificios sustentables”, sostuvo.

Conceptos de diseño de LEED

Efectivamente, la construcción de edificios verdes, al ser un proyecto LEED, involucra un costo inicial mayor a uno tradicional, por todos los materiales y tecnologías a emplear, no obstante, éstos ya han sobrepasado el millón de edificaciones en el mundo, es decir “han sido aprobados, testeados, mejorados, implementados y cada día se conocen nuevas y mejores técnicas para aplicar, son varias cosas que se prediseñan antes de conseguir la estructura final, entre ellas, y la más importante, es el uso de la eficiencia energética”, destacó Valenzuela.

La eficiencia energética está basada en el consumo, a menor consumo mayor eficiencia, lo que significaría menor uso de los recursos naturales no renovables como el petróleo, logrando que el medio ambiente mejore, entonces el uso de energía alternativa es fundamental. “Cuando uno compara los precios de la energía en nuestro país con los de otros países como Francia o EEUU. la tenemos casi gratis, porque está subvencionada (…) los montos que se manejan son bajos, no hay un esfuerzo por los arquitectos o empresas por intentar ahorrar, porque el ahorro en teoría no es mucho”, dijo Valenzuela, agregando que en realidad, cuando se diseña un edificio con las característica LEED, se logra ahorrar en algunos casos hasta el 50% del costo de mantenimiento en materia de energía y otro 35% a 40% de agua; consecuentemente, es una sumatoria de tecnología que se le hace al edificio para su eficiencia.

Si bien es importante la eficiencia energética, también hay que sacar provecho de la iluminación natural, “está comprobado científicamente que un niño, si estudia con iluminación natural, rinde 17% más que uno que estudia con luz artificial, la luz natural es muy beneficiosa para la salud, la ciencia médica y el desarrollo de la optimización de las personas en su trabajo ha sido tomado para la certificación LEED en términos de confort”, resaltó el arquitecto, añadiendo que al obtener mayor productividad en la gente, existe ahorro de energía y agua de cualquier ambiente.

El LEED brinda pautas de diseño al respecto y también de aislación térmica para lograr una eficiencia energética, lo que quiere decir que la estructura reaccionará como una conservadora, manteniéndose fresca, y con el uso de equipos de aire pequeños. “Hay estrategias para esto, ya sea por sectores u horarios, por ejemplo, en edificios muy grandes se debe encender el aire acondicionado dos horas antes de que entre la gente y automatizarlo”, indicó el arquitecto.

Hecho que deriva en el uso de los equipos de climatización y éstos mismos, pues actualmente el sistema más novedoso es el ‘inverter’, es decir, que el compresor se regula con esta tecnología, según la temperatura de la habitación va descendiendo y acercándose a la temperatura de consigna. Por otro lado, es necesario que la gente sepa acerca de su operación y mantenimiento, “cuando uno tiene un aire lo primero que hay que hacer es enfriar el edificio, antes que el aire, y mantener a una temperatura moderada para conservar su frescura”, aseveró.

Puntos en los niveles de certificación

La certificación LEED, de acuerdo al sistema de calificación del USGBC, tiene elaborado un sumario de posibles puntos que se pueden lograr mediante estrategias específicas de diseño sostenible o medioambiental. De acuerdo a la cantidad de puntos logrados, se adquiere alguno de los niveles.
“Hay puntos que se ganan por ubicación. Por ejemplo, un edificio ubicado en un sitio desarrollado tendría muchos puntos acumulados, porque a unos minutos caminando se encuentra supermercados, bancos, farmacias, panaderías, restaurantes, lo que quiere decir que no voy a usar auto, concordando con el concepto de las edificaciones LEED, que no solo involucra al edificio sino el bien medioambiental que pueda hacer en función de la salud de las personas y del ecosistema”, explicó el experto.

Los proyectos Brownfield Development (Desarrollo de Terrenos Baldíos), que son aquellos construidos en territorios contaminados en desuso, también proporcionan más puntos. Otra categoría muy interesante es restaurar el hábitat y el espacio como originalmente fue, es decir, por cada árbol que se ha derribado, se plantarán cincuenta, sea en ese u otro lugar, demostrando conciencia y respeto por un proyecto LEED.

La eficiencia en el uso del agua es otro componente que brinda varios puntos. “Existen formas simples de ahorrar agua como las válvulas aireadoras, que se colocan en las cabezas de los lava manos y lava platos, regulando que salga lo necesario y con aire”, comentó Valenzuela. Asimismo, apuntó que lo mismo sucede con la ducha, la que más demanda consumo de energía es la eléctrica, pero “a través de un estudio hemos visto que un panel colector solar produce agua caliente a partir del sol y no falta agua caliente en ningún periodo del año”, constituyéndose una opción ideal. En cuanto a los sanitarios, aunque aparecieron los de doble descarga, la gente no los sabe utilizar, además hay mas opciones en el mercado, “como aquellos que usan solo dos litros de agua, el tema es buscarlos, traerlos y promocionarlos”, aclaró.

Acreditación y capacitaciones

Una de las actividades más importante del GBC es la capacitación, “este año hemos logrado tres cursos para profesionales que quieren comenzar a entender esta temática. Son cursos básicos para ser un profesional LEED, o sea un asociado verde. Al principio de este año, en Bolivia había un Green Asociate y dos LEED AP, profesionales acreditados con una especialidad mayor a asociado verde”, señaló Valenzuela.

Después de varias gestiones, el GBC ha logrado capacitar aproximadamente a unas cincuenta personas para asociados verdes, de los cuales cinco ya han dado su examen en la entidad internacional Green Business Certification Institute (GBCI), obteniendo la acreditación Green Asociate, la cual es válida en cualquier país del mundo. Es importante incentivar a los profesionales a aspirar a este tipo de certificaciones para que en el país se construyan más edificios verdes que, con todas sus cualidades, fomentan la sostenibilidad y protegen el medio ambiente.

Deja un comentario

Menú de cierre