La 33 versión del Congreso Latinoamericano de Comercio Exterior efectuado a finales del mes pasado en la ciudad de Santa Cruz, que congregó a banqueros y especialistas del comercio internacional, contó con la participación de Enrique García como uno de los principales disertantes que luego de una magistral exposición, cedió valiosos minutos al director de Contacto Económico, en cuya entrevista exclusiva manifestó su criterio profesional sobre la situación de la banca y la economía latinoamericana.

Para García que al momento de la entrevista ya sumaba dos meses como presidente del Consejo de Relaciones Internacionales de América Latina y el Caribe (RIAL), luego de presidir durante 25 años consecutivos el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la clave para adaptarse a los nuevos desafíos, radica en reinventarse constantemente en base a la innovación y tecnología.

Banca boliviana sólida

En una rápida evaluación a la situación de la banca latinoamericana, García manifestó que en la mayor parte de la región se encuentra fortalecida y muy en especial en Bolivia y que las conclusiones del foro sobre comercio exterior, aportará insumos que se transformarán en valiosas recomendaciones a los diversos actores incluyendo a los organismos reguladores.

Al brindarnos un adelanto de su criterio, mencionó que los emprendedores necesitan un mayor apoyo del sistema financiero, “son personas que tienen una intuición y toman riesgos al meterse a una actividad que no ha sido explorada y para que esos riesgos funcionen tiene que haber quién los apoye, los emprendedores son agentes de la innovación”.

En este entendido, los bancos de desarrollo son los llamados a diseñar mecanismos para crear fondos o facilidades que apoyen a los innovadores, porque esa es la naturaleza de su trabajo, tomar más riesgos; sin embargo, la banca comercial también tiene su espacio, si bien es necesario considerar las garantías de respaldo, pero eso debe ser un aspecto complementario.

La mayor parte del análisis crediticio, debe concentrarse en las virtudes y potencialidades de éxito del negocio, “cuál es su mercado, qué tipo de gerencia tiene, cuál es la proyección de su estado de pérdidas y ganancias de los próximos 10 años, ¿es gente confiable?, qué pasado ostenta, etc, etc,; tiene que haber una mezcla de filosofía de criterios que se adapten a esta nueva circunstancia, puesto que es fundamental contar con emprendedores y tener una fuerza laboral de futuro habilitado a ingresar a los nuevos campos”.

Modificación del patrón de educación y estímulo a los emprendedores

Una de las tareas pendientes en Bolivia es solucionar la informalidad, según el ex presidente de la CAF, este problema se produce como consecuencia de que los sectores formales ofrecen poca o ninguna oportunidad a los emprendedores y por otro lado, la mayoría carece de la preparación adecuada para encarar los desafíos del futuro; es aquí donde conviene modificar un poco el patrón de educación, que busque estimular una mentalidad de cambio que lleve a los países a un modelo que sea de transformación productiva donde la innovación y la tecnología se vuelvan fundamentales para crear oportunidades de trabajo y de empresa. No concentrarse solamente en las carreras universitarias tradicionales, sino que se pueden ver también a través de las escuelas tecnológicas, profesiones que desarrollen habilidades intermedias que les facilite incorporarse a las cadenas productivas o comerciales. “El gran desafío para ser más eficientes es ajustarse mejor a la nueva realidad a nivel global”.

Diálogo en base a la racionalidad

La diferencia de criterios entre gobernantes y gobernados, banqueros y organismos reguladores, autoridades y sector empresarial es natural, suceden en todos los países; las corrientes políticas son diversas, izquierda, centro, derecha, todos tienen su razón de ser y sus propios fundamentos; hoy gobiernan unos, mañana tocará quién sabe a quiénes; lo importante es en opinión de García, coordinar en los temas comunes y dialogar en las discrepancias, manejándolas con la cordialidad y respeto, para ponerse de acuerdo en los objetivos de progreso, que son indispensables para estructurar una estrategia de desarrollo de largo plazo y, si para conseguirlo se precisa formar alianzas pues habrá que hacerlo, ya que eso es parte de la democracia, así como la alternancia en el poder.

Trayectoria institucional

García es el nuevo presidente del Consejo de Relaciones Internacionales de América Latina y el Caribe (RIAL), una institución conformada por ex presidentes de diversos países, algunos líderes de organismos multilaterales y un consejo asesor que cuenta con distinguidos académicos y pensadores cuyo propósito es el de estudiar, analizar y proponer políticas internacionales con visión de región América Latina y su relación con el mundo; vale decir, con EE.UU., China, Rusia, Europa y otros.

También es copresidente del Consejo Iberoamericano de Competitividad y Productividad, manteniendo vinculación con varias universidades como la de Oxford, la Normal University de Bejin entre otros y también es profesor visitante de la Habana, “tengo una mezcla de ideologías de campos”.

Presidió la CAF desde 1991 por cinco gestiones consecutivas; “quiero hacer una aclaración, me han reelegido por cuatro veces adicionales por unanimidad y por si acaso sin cambiar la Constitución”, (risas). Para mantenerse en el cargo durante ese tiempo de manera equilibrada, García manifestó que ha tenido que hacer todo lo que desempeña el personal de un circo, algunas veces de trapecista, otras de malabarista, en algunas ocasiones de fiera y también de domador. García ya ha logrado acumular una extensa trayectoria profesional, como líder institucional internacional en el campo económico, político y social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre