Planificar los ingresos y pagos, eliminar el gasto superfluo, evitar o reducir el sobreendeudamiento e implantar una rutina de ahorro y contar con un plan de inversiones es fundamental.

Para la auditora Matty Flores Berthalet, magíster en Administración de Empresas y Banca, las finanzas personales es la gestión financiera que requiere una persona o unidad familiar previa planificación, ya sea para ganar dinero, ahorrar y gastar a través del tiempo, teniendo en cuenta los riesgos financieros y los acontecimientos futuros de su vida. Recomienda que para ahorrar se debe mejorar los hábitos de gasto.

“Cada persona toma decisiones y no siempre opta por la mejor decisión financiera, debido a los recursos educativos limitados e inclinaciones personales, por esta razón es necesaria la educación en esta área a lo largo de su vida”, explicó.

¿Qué se debe hacer para administrar bien las finanzas personales?

Ante todo hay que planificar. Al igual que en las empresas, las personas deben definir los objetivos que persiguen, así como las actividades y recursos necesarios para lograr los resultados deseados en el futuro. Tenemos que elaborar un plan de vida y se aplica en cualquier actividad humana y empresarial, y responde a ciertas preguntas ¿dónde se está?, ¿cómo se está?, ¿dónde se quiere llegar y cómo?, ¿de qué forma se pueden lograr los objetivos, ¿con qué recursos económicos se contará y cómo controlar si se va por el camino seleccionado?. Es decir, se trata de desarrollar un proceso sistemático y formal para definir metas y analizar cursos alternativos de acción, formular estrategias y asignar recursos (de tiempo y financieros).

¿Por qué se debe implementar un plan financiero en casa?

Porque es la gestión de ingresos y gastos. Debemos conocer qué ingresos tenemos y luego identificar los gastos, si estos ingresos pueden cubrir nuestros gastos fijos para luego ir a los gastos variables, que en algunos casos son necesarios y en otros podemos prescindir de ellos.

Vivimos en la era del consumismo, ¿cómo evitar gastar más de lo que se gana?

La cultura del consumismo ha llevado a las personas a confundir los conceptos de riqueza y deuda. No hay que olvidar que no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.

Para alinear nuestras finanzas personales y evitar penurias innecesarias, podemos preguntarnos ¿realmente necesito esto?, no llevar dinero ni tarjetas de crédito o débito, postergar o alejarse de las compras, comparar el precio de todos los artículos, ahorrar en lugar de endeudarse, usar dinero en efectivo es importante.

Pero a veces surgen imprevistos …

Así es, existe el caso donde los problemas de finanzas personales no obedecen a problemas de compra compulsiva y adicción a las deudas, sino que se trata de simple y puro desorden, producto de nunca haber aprendido a administrar el dinero de una manera sistemática. Las cuentas desordenadas en una persona sin adicción, obedecen a que no conoce sus hábitos de consumo, ni ha revisado los números.

¿Qué se debe hacer frente a esta situación?

Hacer un presupuesto, pagar las deudas, eso le dará tranquilidad. Hay que registrar cada pago y evitar los gastos no previstos. Por otro lado, hay que evitar los gastos pequeños, controlar los límites de gasto diario y dejar una reserva para imprevistos.

¿Cuáles son las diferencias entre inversión y gastos?

Invertir significa poner a trabajar el dinero que has ahorrado, con el objetivo de multiplicarlo, es decir incrementar el capital y el ahorro es el primer paso, puesto que es necesario tener apartado un dinero antes de poder invertirlo. Cuando inviertes, esperas recuperar tu inversión y una rentabilidad por haber invertido, en cambio el gasto no es retornable, no se recupera, se consume, por ejemplo la energía eléctrica, alimentación, educación, etc.

En las finanzas, ¿cuándo puede darse un déficit o un superávit?

Se da un déficit, si tus ingresos proyectados son menores a tus gastos proyectados, entonces tienes que programar un endeudamiento. Cuando esto se da en la ejecución, que tus ingresos no cubren tus gastos, alguien te ha financiado y tienes que cancelar esta deuda en un plazo establecido. Si hay un superávit, eso significa que tus ingresos son mayores a tus gastos, por lo tanto te queda dinero disponible para ser destinado al ahorro, no para incrementar más tus gastos.

Y si el impacto es negativo, cómo afecta a las personas?

Cuando hay déficit, se dan tres opciones, reducir gastos, aumentar los ingresos o endeudarse. Si tus gastos son los estrictamente indispensables para vivir, tienes que buscar otra fuente de ingreso. Los miembros de la familia tienen que aportar.

Hay que considerar que el tomar endeudamiento conlleva al pago de intereses y si no puedes pagarlo, se vuelve un círculo vicioso y cada vez te vas endeudando más, el tener crédito no es malo, siempre y cuando lo sepas manejar. Por ejemplo, comprar una casa financiada, pero sacar crédito para irte de vacaciones, no es una medida acertada.

¿Cómo se puede sostener una situación de déficit en las finanzas personales?

Un gran número de familias vive en medio de dificultades económicas serias, no porque estén desempleadas, sino porque a pesar de tener ingresos no logran estabilizar sus finanzas personales, algunas acciones como incrementar los ingresos o refinanciar las deudas a mayores plazos pueden ayudar.

¿Es fácil ahorrar en estos tiempos de desaceleración?

Nos cuesta destinar recursos para el ahorro. Ahorrar es como hacer dieta, requiere de un cambio de hábitos. Una de las formas más tradicionales de fomentar es anotando todo lo que gastas durante 3 a 6 meses. Esto funciona de dos formas; primero, dejarás de gastar indiscriminadamente, sabiendo que deberás justificar dichos gastos, y segundo puedes identificar las áreas en donde necesitas trabajar más.

¿En qué etapa de su vida puede empezar a ahorrar una persona?

Los buenos hábitos financieros se deben adquirir desde temprana edad. Hay etapas de la vida financiera de las personas, hasta los 18 es un período donde los ingresos que maneja el niño, adolescente o joven es generado por los padres. El cerebro almacena el paradigma financiero.

De 19 a los 30 años es la etapa de formación profesional, empezamos a generar nuestros propios ingresos y ganar independencia financiera. De los 31 a los 45 años, los ingresos crecen con mayor aceleración, al igual que los gastos. Aquí es imprescindible iniciar un programa de planificación financiera.

De los 46 a los 55 años, es del máximo desarrollo financiero. De los 56 años a los 64 es la etapa del pre retiro. Decrecen los ingresos y también los gastos. De los 65 años adelante es la etapa del retiro y última etapa financiera de la vida.

¿Cuáles son los pilares básicos de las finanzas personales?

Son 4 los pilares básicos de las finanzas personales: el ahorro, el crédito, la inversión y la protección. Si tienes definido tus objetivos, tienes que fijar prioridades y trazar estrategias para conseguirlas. Tus metas pueden ser intelectuales, ocupacionales, residenciales y retiro. Tu plan de vida debe plantearse a través de plataformas, sea personal, familiar, laboral o social.

Pensando en los jóvenes, ¿cómo deben motivarse para hacer un presupuesto personal?

Los jóvenes constituyen una poderosa fuente de cambio, cuya energía y competencias deben aprovecharse, otorgándole la administración de su presupuesto mensual, puede ayudar a inculcarle la responsabilidad necesaria para gastar adecuadamente sus recursos. Debemos hablar con ellos para interesarlos en el tema, buscar acuerdos que podrían anotarse en alguna libreta, su computadora o tablet, con el objeto de que en caso de existir alguna confusión se pueda consultar.

Y a los niños cómo enseñarles finanzas personales?

Contrario a lo que muchos puedan pensar, los buenos hábitos financieros, deben comenzar a fomentarse desde temprana edad, ya que de esta manera los niños podrán acostumbrarse a manejar su dinero adecuadamente y en años posteriores, mantener una buena relación con su billetera. Sin embargo, una vez que se ha decidido hablarle a los niños sobre finanzas personales, surgen de inmediato las preguntas: ¿cómo debo hacerlo? y ¿por dónde empiezo?

Es recomendable enseñarles la diferencia entre necesidades y deseos, para así poder establecer límites entre aquellas cosas que realmente necesitan y aquellas que se desean comprar. Es importante que conozcan el valor y el precio de las cosas, por ejemplo, cuando van al supermercado, es oportuno comparar precios y márgenes de ahorro al comprar un producto u otro.

Si acostumbra darle a sus hijos una determinada cantidad de dinero a la semana, comparta con ellos algunas ideas para aprender a ahorrarlo y administrarlo, esto puede ayudarlos a comprender mejor su valor y a ser más responsables financieramente.

Si le pides que ayuden en algunas actividades en el hogar y los remuneras por ello, procura no darles demasiado, pues convertirán sus obligaciones domésticas en un negocio. No olvides que los niños aprenden más con el ejemplo de los padres, por lo que es recomendable que realice un buen manejo de sus finanzas personales y los haga partícipes de ello.

Algunos tips para manejar las finanzas personales

  • Será necesario analizar nuestro gasto diario. La alimentación, productos relacionados al aseo personal o belleza, pueden ser objeto de revisión para conocer su importancia y conocer la posibilidad de ahorrar en algunos de ellos.
  • Usar transporte público. La gasolina significa uno de los gastos de mayor importancia en el presupuesto familiar, por esa razón será necesario tomar medidas para economizar en este rubro. Usar el transporte público o bicicleta puede ser una opción. Compartir el auto entre vecinos o amigos que vayan en la misma dirección, es una forma de dividir el gasto.
  • Antes de salir de compras es recomendable realizar una lista de lo necesario y ajustarse a la misma, para evitar compras innecesarias.
  • Aprovechar ofertas en establecimientos y escoger productos de temporada son medidas importantes para el ahorro.
  • Ahorro en los servicios domésticos como el agua, luz y teléfono. Será necesario hablar con nuestra familia para evitar un gasto innecesario en éstos.
  • Cuidar el fondo de emergencia. Si se cuenta con un fondo para emergencias, será necesario crear conciencia a nuestra familia para que no se ocupe para mantener el nivel de vida que se había llevado, sino para compensar cualquier otra posible baja en nuestra economía.
  • Escoger los seguros adecuados para manejar correctamente los riesgos en seguridad a largo plazo tanto médica, vida, auto y hogar, aquello que impida un deterioro financiero.
  • Vender lo que no usamos en los mercados de segunda mano, nos ayudará a tener dinero extra.
  • El entretenimiento familiar, también es un aspecto que puede significar un porcentaje importante en el gasto mensual, por lo cual sería conveniente buscar nuevas formas de diversión durante el período financiero crítico. El ofrecimiento de museos, parques nacionales, cultura al aire libre, suelen ser gratuitos y de gran calidad.

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. En latinoamérica es muy importante aprender a manejar las finanzas personales a ver si empezamos a salir del “tercer mundo” en el que nos tienen catalogados. Otra manera efectiva es a través de las operaciones en trading, vale la pena ahondar en este campo que, si se sabe manejar, puede dejar grandes ganancias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre