Solucionar los principales problemas estructurales en este país es el objetivo del sector productivo que es generador de riqueza y empleo; históricamente se los ha relegado a segundo plano y es necesario un diálogo público – privado para cambiar esta realidad, y trabajar en conjunto por el bien de los bolivianos.

Dentro del 9º Foro Económico realizado en la UPSA, organizada anualmente por el Colegio de Economistas de Santa Cruz, con disertaciones a cargo de los empresarios privados, instituciones relacionadas con el crecimiento y desarrollo del país y con la participación del Estado, el tema que los congregó fue el análisis de la “Desaceleración económica, desafíos y oportunidades”.

La demanda interna como motor del crecimiento

El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán Chuquimia, disertó sobre el Modelo Económico social comunitario, productivo y la situación económica actual, mostrando los avances que se dieron hasta ahora y cómo identificaron la crisis financiera, energética, hídrica, de políticas macroeconómicas y la institucional.

“El Estado tiene una gran participación en la inversión y el motor de la economía es la demanda interna y vamos a continuar con la política social, porque tenemos una fortaleza financiera de $us14.733 millones, es decir el 40 % del PIB, las reservas internacionales netas llegan a $us 11.550 millones, las inversiones de las AFP a $us 13.299 millones y los depósitos en el sistema financieros son 21.494 millones de dólares”, dijo.

Hay todas las condiciones para hacer empresas en el país, el precio del Barril de petróleo para el 2017 estará alrededor de 45,24 dólares y la proyección del crecimiento económico será de 4,8 según el Fondo Monetario Internacional, en su informe “perspectivas de la economía mundial”.

Mayor inversión fija del gobierno

Por su parte el economista Alejandro Banegas en su exposición Restricciones al crecimiento económico en Bolivia y lineamientos de políticas públicas, se refirió a las alternativas de inversión y crecimiento, la demanda agregada, el ahorro doméstico y otros tópicos del área.

Al dar las conclusiones, dijo que el pasado reciente de la economía boliviana, evidencia que frente a un shock negativo en los precios del petróleo, la política fiscal reacciona con mayor inversión fija del gobierno (estímulos fiscales), por lo tanto, se sacrifica el déficit en el balance fiscal (respuesta en tres meses).

El shock más significativo de los precios del petróleo se direcciona en el deterioro del sector externo (pérdida de reservas internacionales netas) – respuesta permanente, se evidencia la presencia de déficit gemelos.

“La actividad económica no evidencia un efecto significativo directamente de los precios del petróleo, el canal de transmisión es la política fiscal y la posición externa se constituye en el costo de oportunidad”, aseveró.

Aporte del sector privado

En la alocución de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), a cargo de Ronald Nostas su presidente, con el tema, “Desempeño del sector privado en Bolivia, propuestas y reflexiones desde el sector empresarial”, hizo una reflexión de una manera franca dando una visión de la situación del país y cuáles son las perspectivas.

“El diálogo siempre fue fluido entre empresarios y Estado, “ahora solo queda sacar conclusiones y los acuerdos de las mesas donde participamos en conjunto todo este año, y éstas se conviertan en medidas para empezar a impulsar al sector”, afirmó Nostas.

Dentro de los acuerdos y las discrepancias que no son diferencias irreconciliables que obedecen a una lógica que responde al rol que cumple el Estado y al del empresario en el país.

El contexto actual y la importancia del sector privado para la economía del país en este momento con una realidad que el Estado se niega a comprender su valioso aporte.

  • PIB precio corriente el sector público 38% el privado 62%
  • Formación bruta del capital el público 58.2% y el privado 41.8%.
  • Empleo porcentaje de la población ocupada urbana incluyendo las pequeñas empresas, 28.3% sector público y el 71.7% el sector privado.
  • Impuestos aplicables a empresas del 51.4 % aporta el público y 48.6 el sector privado, si se quita Yacimientos Petrolíferos fiscales Bolivianos (YPFB), el sector público aportaría con 3.8% y el privado con el 96.2%
  • Masa salarial en base a los datos de las AFP 35% acapara el sector público y el 65% el sector privado, en importaciones al año 2015 el sector público maneja el 48.9% el sector privado el 51.1% y si le quitamos el gas el sector estatal, apoyaría con un 5% y el privado con el 95%.

Consensuar percepciones

En los últimos años existió una serie de diferencias con el gobierno porque los empresarios diseñaron una metodología y el Estado tiene otra forma de ver el tema de las inversiones y se tiene que discutir la manera para aplicar un sistema que permita ver de una sola manera para poder aplicar los cambios económicos, donde las cifras varían de manera muy significativa.

La inversión privada nacional del  2015 llegó a 2.498 millones de dólares y con el sector privado extranjero la inversión llega 4.000 millones superando lo comprometido al presidente Evo Morales que eran 3.000 millones de dólares.

La inversión pública según datos del INE es de 4.892 millones de dólares el 2015 y según el Gobierno la inversión privada es de 1.700 millones de dólares, “ahí se entra en una discrepancia en el año 2014 donde se acercan las cifras y al año siguiente se alejan de forma significativa que según el análisis de los empresarios privados, llegamos a 2.498 millones de dólares y esto se debe por el déficit de la metodología”, comentó Nostas.

La base empresarial en Bolivia ha tenido un crecimiento bastante importante entre los años 2010 y 2011, pero a partir del 2014 y 2015 se empieza a reducir el margen y una de las razones puede ser la aplicación del doble aguinaldo, según el titular de los empresarios privados de Bolivia.

La razón es que el Estado está contando a empresas inactivas que no pueden ejercer un funcionamiento legal; en los últimos tres años 94.561 empresas no renovaron su matrícula de 217.000 existentes, 2013 y el año 2014, se bajaron 113.000 empresas no renovaron su matrícula y el 2015 150.000, las cuales no pueden funcionar según las normas de la Cámara de Comercio y normativa del Estado, si lo están haciendo se lo realiza de manera ilegal, informalmente o no tienen el líquido pagable de los altos costos que representa el cierre de empresa, esta es la realidad de lo que sucede con la base empresarial boliviana, explicó.

En el 2015 entre enero y septiembre se abrieron 15.291 nuevas empresas, el año 2016 se constituyen solo 14.734 empresas entre las mismas fechas y eso demuestra un bajón del 4% en relación del año pasado y ese dato es muy preocupante.

Las empresas que cancelaron legalmente su matrícula el 2015 fueron 4.216 no cancelaron su matrícula dejaron de funcionar legalmente y el 2016 han cerrado 6.133 empresas establecidas, se detecta un 44% de incremento con relación al año pasado, “eso nos tiene que llamar a la reflexión de que algo no está bien”, señaló.

Estimular en lugar de avasallar

Dentro del enfoque macroeconómico de la inversión privada, se observa la estabilidad económica política y la social, tomando en cuenta que el empresariado ha vivido épocas muy desfavorables por la inestabilidad de anteriores gobiernos, el nuevo Estado ha cambiado las cosas.

Con una primera etapa muy dura y difícil, hasta la aprobación de la Constitución Política del Estado, una etapa positiva que se contó con un ambiente mucho más propicio en cuanto a la economía y política que deriva en una seguridad social.

Pero qué pasa para que el contexto específico fluya, cuáles son los problemas entre esta certidumbre y estabilidad normativa que tienen que ver con las distorsiones administrativas y  la problemática que se atraviesa en instancias nacionales?. Malas políticas tributarias, deficiente administración, sobre regulación, informalidad, contrabando, política laboral, costos de gestión, tramitología y burocracia, “cómo revertir esto, pensamos con incentivos que son parte de la política de todos los países del mundo para estimular su parte productiva”, señaló.

La incertidumbre normativa, bajo esta premisa el empresario ve que no hay políticas claras para que pueda expandir sus operaciones y la falta de inversión provocó la pérdida de derechos de propiedad, no son eficaces los mecanismos para la solución de compromisos y cumplimiento de contratos, esas son las respuestas del sector que se ve vapuleado por una administración estatal que no comprende la necesidad de estimular al sector que sostiene a más del 70% de la población boliviana.

Efectivamente se hicieron esfuerzos y generado una Ley de inversiones y conciliación y arbitraje, esto se logró por la insistencia para poder construir algunas garantías jurídicas, pero estas aún no son consensuadas y atraviesan por varios problemas.

Esta Ley de Inversiones en su marco general requiere reglamentación y el Ejecutivo dice que no, en el artículo 21 dice claramente que los Ministerios cabeza de sector debieron impulsar incentivos en las áreas sectoriales que hasta la fecha no se está cumpliendo.

Eso implica que al no dar las reglas claras al inversionista, éste puede tener dudas y resistirse a no realizar su inversión, “lastimosamente nosotros competimos con países extremadamente agresivos con políticas claras para que la inversión privada llegue, el deseo nuestro es que las condiciones mejoren porque consideramos que los bolivianos somos más capaces con relación a nuestros competidores”, aseguró Nostas.

Ahora el empresario privado se pregunta, ¿qué pasa con la Ley de Conciliación y Arbitraje? Es una hermosa ley y es fundamental en el momento de invertir, pero no hay un reconocimiento del arbitraje en contratos administrativos, el Estado tiene un fin regulador, que toma decisiones, pero cuando el Ejecutivo adquiere o compra no se rige por reglas, se tienen que resolver las controversias entre aplicar la ley o no emplearla.

Política económica errada

Si bien se ha privilegiado el mercado nacional y el consumo interno, esto ha beneficiado a la producción interna y las importaciones se han multiplicado exponencialmente, el problema es quién se ha favorecido de este enorme esfuerzo que hace el gobierno para lograr tener un mercado interno fuerte.

Las importaciones, hasta el año 2004 se tenía un promedio menor a 2.000 millones de dólares y el 2014 se ha cerrado con 10.560 millones; y qué pasa con el contrabando según el Ministerio de Economía entre 400 a 1.000 millones de dólares en el mismo año.

La CEPB a solicitud del presidente Evo Morales realizó un estudio acerca del contrabando, se lo ejecutó con profesionales expertos en la materia y de una manera muy comprometida, los rangos subían de 1.700 a 2.000 millones de dólares a diferencia de los datos arrojados por las entidades públicas, porque se tomó en cuenta el contrabando hormiga, se lo hizo a la baja máxima, con una conservación en las cifras del estudio realizado.

Las empresas nacionales por este tipo de introducción de mercadería ilegal se encuentran muy afectadas, “por el contrabando hay una competencia desleal, porque el legal paga impuestos y cumple con la carga social de los trabajadores, mientras que el informal no da ningún beneficio al país y aparte de eso ahoga y mata al productor boliviano. La informalidad en Bolivia ha crecido, en estos 10 años de manera muy significativa destruyendo al emprendedor nacional, se está comiendo la demanda que ha generado el mercado interno”, lamentó Nostas.

Reorientar la inversión pública

Otra dificultad que tiene el empresariado es la ubicación de las empresas estatales en mercados consolidados del sector privado, es una competencia que no se llega a entender; en vez que el Estado dé mayores mecanismos para que las empresas presten mejores servicios, genera competencia con el dinero de los impuestos.

Se deben poner empresas públicas en lugares estratégicos que proporcionen equidad social, acceso a servicios básicos, ampliación de empleos en zonas deprimidas y desarrollo de proveedores entre otros.

Por ejemplo hacen una empresa de turismo y llevan a los visitantes a Oruro en vez de buscar nuevos destinos, como lo hizo la Confederación con los RSE de las empresas, se armó un ciclo turístico en Apere, en comunidades alejadísimas del Beni, donde no tenían un medio de vida y ahora se ha implementado un ciclo de turismo que funciona de manera espectacular, de vivir en la extrema pobreza ahora tienen condiciones para desarrollarse con sus propiedades a través del turismo. “Fue financiado por los empresarios privados, porque el gobierno no hace eso, en vez de competir mercados definidos”, especificó Nostas.

Mejorar el aspecto juridico

La inversión pública estatal es muy importante para financiar actividades de proveedores, la prioridad que debe tener es la industria nacional, lo que no se cumple en la mayoría de los casos, la participación en procesos del Estado tienen que ser una oportunidad de mercado, en algunos casos se convierte en un riesgo muy alto, ejecución arbitraria de boletas de garantía o un servicio totalmente discrecional  para cumplir lo que la norma exige y los montos que son inaccesibles, esta es una realidad de muchos sectores.

Contratación de obras públicas el 2015 del universo de licitaciones un 33% se contrató a empresas extranjeras, el 12% se adjudicaron a empresas mixtas  y el saldo a empresas nacionales.

De un 89% de procesos de contratación, solo el 46% de estos fueron declarados desiertos hasta una sexta convocatoria, debido a precios referenciales irreales y términos de referencia inadecuados, eso es una falla por no tener personal idóneo y la falta  de apoyo al sector de la construcción al que se lo está sofocando lentamente.

Y esto es solucionable con dos aspectos; primero el mejoramiento de la parte jurídica de las licitaciones y la segunda  es los pagos sin demora  por el avance de obra, los cuales siempre se retrasan y por esa razón la obra se posterga.

Limitaciones impositivas

El costo tributario y la sobre regulación se volvió en un obstáculo para hacer negocios es algo que todos los empresarios coinciden, la presión tributaria haciendo un comparativo entre 1990 y 2014, nos pone en un cuarto lugar en Latinoamérica y con el IDH estamos en tercer lugar, un claro desincentivo para el sector.

En ningún momento como empresarios vamos a poyar a los que tengan deudas tributarias, se está hablando de empresarios legalmente establecidas, que cumplen con las leyes y normas, la deuda que comienza el año 1 con 10.000 mil bolivianos termina el año 8 con 32.579 bolivianos que se tiene que pagar, estamos hablando de un 226% de incremento por culpa de fallas en contabilidad, pero el problema es que nos fiscalizan en el año 8 y dejan por ineficiencia o intencionalidad de que la deuda suba.

El SIN debería ser mucho más eficiente de acuerdo con la labor fiscalizadora de la autoridad con un trabajo responsable sin sobre pasar el segundo año.

La increible cantidad de trámites que el empresario debe realizar para formalizar entra en costos y desaliento para ser legalmente establecido, con una inversión en horas de 1.025 solo para la tramitología que significan 11 jornadas laborales por mes. “Eso es lo que tiene que vivir un empresario legalmente establecido para cumplir con sus obligaciones” puntualizó Nostas.


Innovación y tecnología digital nuevos retos para el empresario

En una segunda instancia participó el presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Turismo y Servicios, Jorge Arias, quien se refirió al “Estado de situación de la industria boliviana, lineamientos para atraer inversiones y mejorar el clima de negocios”.

Puntualizó que el empresariado tiene que desarrollarse según marca el compás de las nuevas tecnologías y los avances científicos, como en el caso del agro con la innovación de nuevas semillas para ser competitivos, en mercados que se valen de la biotecnología para mejorar su producción.

Dentro de las respuestas que plantea Arias , es la innovación y emprendimiento, los cuales fortalecerán y darán mayores perspectivas al país  de crecimiento y desarrollo, tiene que basarse en las nuevas tecnologías digitales, que están cambiando el mundo, sobre todo en la forma de concebir el empleo.

Para el presidente de la Cainco los nuevos tiempos necesitaran de gente con más ambiciones de crecer, ejemplificó que estimaciones de organismos internacionales señalan que el 50% de los trabajos actuales desaparecerán en las próximas dos décadas, por lo tanto tenemos el desafío de crear una plataforma para nuevos empleos.

Desde esa perspectiva el emprendedurismo, para la creación de empresas debe incorporar nuevas tecnologías que coincidan con la revolución digital la cual se está viviendo de una manera globalizada y genera un valor agregado sin necesitar el cruce de fronteras, los ordenadores y la disposición del producto en el lugar que se necesita será suficiente. “Estamos entrando en una era de donde la logística es vital para la sobrevivencia de las empresas y de los países, tiene que ser una política de estado el mejoramiento de la cadena de suministros y que estos respondan a la demanda de los mercados actuales. Por esta razón considero que la universidad, el sector privado y el público tienen una gran responsabilidad”, asevero Arias.

Apuntó que la academia debe de cambiar en base a la innovación, desarrollando ideas prácticas donde los docentes se conviertan en tecnólogos prácticos que impulsen la creación y el desarrollo de empresas. El Gobierno tiene un rol, estableciendo una plataforma de incentivos para la creación de estas empresas.

Arias señaló que el 60% de las iniciativas empresariales fracasan, por eso el sector público tiene que establecer medidas que disminuyan esta estadística, lo que respecta al sector privado, el desafío es emprender en la era digital, desarrollando inversiones. La banca europea por ejemplo destina el 90% de su cartera a las empresas que tienen menos de 10 empleados, que son las que generan innovación.


El 2017 se perfila como un año favorable

Pasamos de un año de incertidumbres, a otro donde el panorama ya está más o menos definido especialmente en el plano internacional, lo que facilitaría  planificar una estrategia económica acorde a la coyuntura, que permita encontrar y aprovechar las oportunidades a favor del país. Para lograr aquello, el gobierno nacional tiene que entender y aceptar que la clave del progreso no está en pretender que todos seamos iguales (sabemos que eso es humanamente imposible), más bien, que todos tengamos las mismas oportunidades y para eso, se debe mutar de la convicción ideológica a la praxis económica productiva, escuchando, atendiendo y consensuando con el empresariado y el gremio intelectual. Esta es la conclusión a la que se llegó en el conversatorio sobre la economía boliviana, efectuada por la revista Contacto Económico con directivos del Colegio de Economistas de Santa Cruz.

Un ligero vistazo a la situación actual

En una evaluación previa que se hizo sobre el año que termina, el presidente de la entidad colegiada José Alberti, afirmó que existe una discordancia entre la regulación y desregulación que afecta bastante a los diferentes sectores de la economía; entre muchos ejemplos mencionados destacó el caso de la madera, donde el organismo público competente (ABT) aplica de manera excesiva normativas y resoluciones que desincentivan la inversión, arrojando como resultado un sector forestal arruinado, habiéndonos convertido de un tiempo a esta parte de exportadores en importadores de madera.

Por su lado, el gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente Edilberto Osinaga, precisó también entre otros aspectos, que la falta de infraestructura vial adecuada para una región que produce el 70% de alimentos para Bolivia, hace que muchos productos tengan que perecer especialmente en la época de bloqueos en el eje troncal, donde los habitantes del occidente llegan a sufrir el alto costo de dichos alimentos o su escasez, al no poder trasladarlos desde Santa Cruz; en tanto que en esta ciudad, caen los precios por el abarrotamiento de los productos ocasionando grandes pérdidas al productor, situación que los desincentiva a seguir produciendo.

Walter Morales, consultor especializado en finanzas, expresó su preocupación por la caída de las inversiones y la acelerada reducción de las Reservas Internacionales Netas; en el primer caso de mil millones de dólares que ingresaron el 2014, el año pasado recibimos solamente la mitad y, en cuanto a las RINs, estamos perdiendo alrededor de 200 millones de dólares mensuales por la caída de las exportaciones. Referente al sistema financiero, Morales no está de acuerdo que el gobierno imponga a qué sectores deben orientar el crédito, debido a que la Banca al gestionar riesgos necesita contar con la libertad de decidir dónde colocar su cartera.

Propuesta de los economistas

Si bien la caída de las exportaciones y en especial de los hidrocarburos que fue del 50% inquieta a todos, a José Alberti le preocupa más la caída de las importaciones de bienes de capital que en el lapso de los dos últimos años llegaron al 45%, situación que refleja que el sector productivo no ha repuesto ni aumentado su capacidad productiva, lo que afectará a mediano o largo plazo su producción. Otro aspecto que preocupa al presidente de los economistas, es el crecimiento de la deuda especialmente de origen chino que la dan en condiciones duras, más aún cuando este año se tendrá déficit fiscal, comercial, dinero que se tendrá que financiarlo para no afectar la estabilidad macroeconómica. Para contrarrestar esta desfavorable situación, Alberti plantea hacer ajustes en el gasto público y apoyar al sector agrícola para incrementar la producción con el fin de generar mayor cantidad de divisas vía exportaciones.

Antes de las elecciones norteamericanas, no se podía predecir lo que vendría a futuro en las relaciones de dicho país con el resto del mundo incluido Bolivia. Ahora que conocemos quién dirigirá la Casa Blanca, ya sabemos también hacia dónde orientará su política de relacionamiento. En este aspecto, la diplomacia boliviana tiene que jugar un rol preponderante diseñando una estrategia que le facilite renegociar el 2017 el Sistema de Preferencia Generalizado SGP que otorga los EE. UU., a los países de menor desarrollo relativo, ya que mucho de los productos que les exportamos se acogen a este sistema, explicó Alberti.  Por otro lado, del total de las remesas que ingresan a Bolivia, 250 millones de dólares llegan del país del norte anualmente, otra razón más que suficiente para que el gobierno boliviano reoriente y afine su diplomacia hacia el gringo Trump de lo contrario, podemos perder una buena fuente de ingresos con su consecuente incremento de desempleos.

El sector agropecuario quedó descapitalizado por las pérdidas que obtuvo por la sequía y el contrabando, además de tener limitaciones para la obtención de créditos especialmente los pequeños agricultores (propiedades menores a 50 hectáreas no son hipotecables), factores que definitivamente van a incidir en la definición de la extensión de la tierra a sembrar, según manifestó el gerente  de la CAO, recomendando que el  gobierno, debe aplicar una política de riesgo mucho más agresiva. Se debe acelerar la implementación de los decretos existentes, con el fin de facilitar a los agricultores (el 85% son pequeños), para que puedan acceder al crédito cuya tasa de interés del 6% para su sector es la más baja de todos los tiempos. También se debe tener expeditas las dos carreteras que unen al occidente con Santa Cruz y acelerar la vía férrea que conecte oriente con occidente para facilitar el flujo de carga que contribuirá a incrementar el comercio de productos bolivianos. En cuanto a infraestructura portuaria, además de acelerar la habilitación de puerto Busch (el único puerto soberano que tenemos), se debe coordinar con los demás países que integran la hidrovía, para realizar inversiones conjuntas para el dragado del canal Tamengo, con el objetivo de facilitar la navegación permanente durante todo el año.

Por su parte Walter Morales, ve con mucho optimismo al año que viene que será mucho mejor que el actual, especialmente por el entorno internacional que Bolivia debe saber aprovechar; el petróleo tiende a subir aunque lentamente pero subirá, la economía norteamericana se reactivará y jalará el crecimiento mundial, la China ya está recuperando su nivel de crecimiento, en tanto que la India se volvió a levantar. Sin embargo a nuestro panelista le preocupa la situación interna que está un tanto compleja, el agricultor no tiene capital para arrancar la siembra, el productor nacional está luchando en desventaja con precios de productos importados y de contrabando; a través del Banco estatal está compitiendo con la banca privada además de imponerle normativas que si bien hoy no es problema, pero en adelante puede constituirse en una amenaza a la estabilidad financiera. Walter Morales percibe como que al gobierno le preocupara más cuánto gana el del frente, ya que no debe ganar más que los demás para no afectar su ideología de la igualdad, cuando lo que debiera interesarse es en facilitar los mecanismos que permitan brindarnos a todos las mismas oportunidades. Finalmente el directivo de la entidad colegiada, afirma que no hay fórmulas secretas para desarrollar la economía, es cuestión de voluntad por parte el gobierno para fortalecer al sector privado tanto nacional como extranjero, atrayendo inversiones con políticas claras, creando incentivos y destrabando al máximo posible la burocracia estatal. Nada difícil, ¿verdad?.

Acciones conjuntas

Con carácter urgente el gobierno nacional debe trabajar en la concreción de una agenda productiva de la mano con el sector privado para reactivar los sectores económicos que han sido golpeados por la profunda desaceleración económica. Paralelamente debe mostrar confianza y voluntad política para  “desmontar” normas regresivas asociadas al exceso en la regulación y control al sector productivo formal. Se debe ser autocríticos respecto a la capacidad de la actual administración respecto al manejo y gestión pública, estas insuficiencias vienen provocando costos muy altos a las empresas formales, inclusive, a riesgo de su funcionamiento. Los indicadores internacionales  observan que la burocracia y el exceso de  tramitología en el país, vinculado al exceso de regulación, han provocado actos de corrupción, y la percepción hoy es mayor respecto a este mal. Del mismo modo, los interinatos en el sector público han erosionado la institucionalidad y la confianza en el Estado, el país cuenta con muchos hombres y mujeres probos con alta formación profesional y experiencia, estas personas deben  asumir la conducción de la función pública, previo concurso de méritos y exámenes de competencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre