Hay inversiones millonarias que provienen de la parte estatal, pero se excluye a las empresas bolivianas. Los expositores coinciden al señalar que solo se fomentó un sector y le piden ser más incluyente con una visión global y no solo sectorial. Recomiendan diversificar la producción para los mercados internacionales.

 

Col-ecos

El IV Foro Económico “Expectativas de Crecimiento Económico Sectorial en Bolivia”, organizado por el Colegio de Economistas de Bolivia, se desarrolló en la Universidad Domingo Savio de Santa Cruz, con la participación de varios profesionales que coincidieron en señalar que el Estado tiene que ser más incluyente con una visión global y no solo sectorial.

El presidente del Banco Central de Bolivia Marcelo Zabalaga, como primer expositor dio una perspectiva de la economía global, resaltando que pese a la crisis que se vive en la región, se está empezando a superar lentamente, con el repunte de principios de año de las materias primas que se vinieron abajo desde el 2014.

“La economía boliviana como pocas de América Latina y el mundo sigue próspera con un crecimiento constante cercano al 5% los últimos años y nuestra única restricción es el precio muy bajo tanto en la exportación como dentro del mercado interno”, afirmó.

Zabalaga hizo notar que el crecimiento mundial el año 2015 llegó al 3,1%; con un Estados Unidos que esperaba crecer 3,6% y alcanzó solo un 2,4%, la zona de Europa creció 1,6%, Japón 0,5% y la sorpresa fue Brasil que decreció a -3,8%, pero esta crisis también se extendió a los gigantes asiáticos India y China, este último incluso cambió su patrón de crecimiento y ya no se basa tanto en la industria, sino en los servicios y el consumo interno.C_Eco_197-may_2016-45

“Un fenómeno recurrente es que todos los países siguen exportando las mismas cantidades, pero como el precio bajó el valor del comercio mundial, disminuye; esto quiere decir que se sigue produciendo y consumiendo los mismos volúmenes, pero a precios menores que influyen en economías como las nuestras, que se basan en exportación de materias primas”, manifestó Zabalaga.

La inflación dijo que dentro de la región en algunos países subió más de lo que se tenía pensado y que los bajos índices inflacionarios pueden hacer políticas de expansión, lo que quiere decir que se puede inyectar recursos nuevos a la economía para que ésta se recupere.

El crecimiento según el presidente del BCB tiene virtudes como los retornos sociales y económicos, traducidos en inversión en educación, salud, infraestructura, baja en el analfabetismo, reducción de mortalidad infantil y una mejor redistribución del ingreso.

En fortalezas macroeconómicas, resaltó que en los últimos años, la demanda interna fue el principal motor y que la industria manufacturera tiene su mayor crecimiento, como el transporte, la administración pública, y no así la agricultura que tiene una menor incidencia por los constantes cambios climáticos, los minerales e hidrocarburos disminuyeron también y la construcción repunta.

La industria pasó del 2,9 al 4,85 de crecimiento, la administración pública tuvo un desempeño mayor de 0,27 a 0,54 puntos porcentuales con relación al PIB y esto es por el crecimiento del Estado en estos últimos 10 años, avanzamos con políticas económicas correctas y estamos frente a grandes desafíos que mantienen nuestro crecimiento frente a otras naciones” añadió Zabalaga.C_Eco_197-may_2016-46

Desafíos para el empresariado

Pablo Mendieta subgerente del Centro de Estudios Económicos Bolivianos de Cainco, aclaró que si todo se centraliza en la industria, se observará que existen diferencias en los niveles de producción entre regiones. “Si hay déficit en el comercio exterior es porque exportamos materias primas y en algunos sectores, el efecto es mayor que su propia producción”, lamentó.

Si queremos desarrollar nuestra economía, hay que impulsarla de manera global e incluyente con todos los actores. No hay sectores buenos ni malos. “Los datos de nuestro país a nivel macroeconómico son alentadores, pero si vemos en detalle, los avances en el país no son lo suficientemente grandes para los estándares internacionales y las dificultades están en la microeconomía”, puntualizó Mendieta.

El economista planteó que para crecer es necesario aplicar estrategias y seleccionar de toda la gama de proyectos, cuáles son más prioritarios en términos de política productiva y social. “Los detalles pueden ser la diferencia con aptitudes para mejorar nuestro capital humano y aprovechar las ventajas que se nos presentan como país”, reflexionó.

Agropecuarios no atraviesan un buen momento

En Santa Cruz la evolución de la producción y la superficie agrícola se ha estancado. Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) expuso que el bajo rendimiento en los cultivos, es debido a las restricciones, las normativas y el contrabando. “Estos factores están incidiendo de manera negativa en el sector agrícola y sobre todo la falta de acceso a tecnologías, innovación y biotecnología”, aseveró.

Según Roda la situación de los agropecuarios es preocupante para el resto del 2016, por los precios bajos internacionales de los principales productos, lo que desalienta las expectativas de producción y muestra que la próxima gestión, la producción agrícola tendrá un decrecimiento.

En el sector pecuario hay un repunte y es por el trabajo en la parte de la genética, por ejemplo en el 2015 se llegó a tener 493.850 cabezas de ganado porcino, superior al 2014 con 40.000 mil cabezas, en ganado bovino para el 2016 se alcanzará a 8,79 millones y en Santa Cruz 4,04 millones, demostrando una evolución muy importante en el sector pecuario.

Refiriéndose a la producción de leche indicó que el 2015 se obtuvo en todo el país 542 millones de litros y en Santa Cruz 430 millones, es decir el 80% de la producción nacional, mientras que en el sector avícola la producción del pollo parrillero el año pasado fue 197.039 unidades a nivel nacional y en la parte regional a 98.519 unidades.

“Nosotros nos encontramos muy orgullosos del sector por su entrega y esa es la forma de hacer patria, la evolución del departamento demuestra que sí hay un trabajo y mucha inversión de los productores para salir adelante, pero también se necesita la compañía del Estado con coherencia en sus leyes”, señaló.C_Eco_197-may_2016-47

Constructores piden mayor participación

Para Rodrigo Crespo Ríos, presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), el sector viene manteniendo entre 2011 y 2015 un ritmo de crecimiento anual de 7,5%, un porcentaje que será igual en 2016, con un PIB nacional de 34 millones de dólares, donde aportan con el 10,64% que equivale a 3.670.800 dólares.

“Generamos 500.000 fuentes de trabajo directo y 1.500.000 indirectos, la construcción está dividida en dos grandes subsectores, el que atiende a la obra pública y el que trabaja con proyectos privados”, aseguró el titular de Cadecocruz.

Mencionó que los mayores problemas se dieron sobre todo en las obras públicas, debido al incumplimiento y la falta de regulación a las empresas extranjeras, y solicitaron una mayor participación en la ejecución de las mismas para poder acceder a la construcción de estas megaobras.

“Al no tener la posibilidad de reajustar el precio de los contratos, apostamos al desarrollo de viviendas de interés social, a las urbanizaciones, centros comerciales y edificios multifamiliares con un plan de ofertas de unidades habitacionales con precios más accesibles”, explicó.

Santa Cruz es el departamento que más ha invertido en el sector inmobiliario, con un desarrollo más horizontal, mientras que en La Paz, las obras son más verticales por el espacio y Cochabamba tiene un mix de ambos, según Crespo, quien además indicó que el crédito para la vivienda sigue incrementándose.

Sin embargo Crespo lamentó que en los proyectos grandes, las constructoras extranjeras copan el 70 % de la inversión pública y dejan apenas un 30 % al empresariado nacional.

“En los próximos cinco años, se van a desarrollar varios proyectos de energía, salud y carreteras con créditos chinos millonarios pero se está dando preferencia a las constructoras internacionales, se tienen que trabajar normas que permitan incentivar una mayor participación privada en las obras públicas”, puntualizó.

Las expectativas del sector para el 2025 es primero la gran inversión estatal de 25,700 millones de dólares, el promedio de obras en curso es de 1.000.000 m2 por año en el eje central, megaobras en proyecto son 4 hoteles de cadenas internacionales, vertebración caminera, vertebración férrea, fluvial y aérea. En Bolivia se construye 3.551.567 de los cuales el 58% corresponde a Santa Cruz, el 26% La Paz y Cochabamba con un 17%.


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre