CEAL

Más de 200 empresarios privados de 19 países se congregaron con el  principal objetivo de influir en el desarrollo económico y social de una América sin fronteras, mediante el intercambio de experiencias, el estímulo a la inversión y la integración. Una de las conclusiones fue invertir en estos tiempos de cambios con visión y coraje.

 

C_Eco_197-central

El encuentro del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), realizado en el hotel Los Tajibos de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia abordó el tema  “Oportunidades e inversiones en tiempos difíciles”, con la participación de líderes empresariales, ex presidentes, economistas, banqueros y políticos que dieron una visión de diferentes países a través de cuatro paneles y sacaron una declaración tras dos jornadas de debate sobre el mismo.

Ingo Plöger, presidente internacional del CEAL dijo que una sociedad más conectada a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, crea una intensa movilidad y una extraordinaria capacidad para promover cambios.

“Esta nueva sociedad civil de América Latina exige a sus movimientos sociales una mayor transparencia, así como actitudes y comportamientos correctos, basados en una gestión competente y orientada a resultados, al mismo tiempo se niega a aceptar pacíficamente la corrupción como medio de facilitar los procedimientos”, afirmó.

Crisis y economía

El escenario internacional muestra una desaceleración de la actividad económica en Asia, Europa, y tan solo un frágil crecimiento en Estados Unidos, según las previsiones, América Latina crecerá un 1% a 2% en 2016. La disminución del volumen y precios de los commodities y energía presionarán las economías de América Latina. Brasil, Argentina y Venezuela están en una profunda reformulación de sus políticas, y registrarán un crecimiento negativo del PIB.

Las inversiones extranjeras por PIB en América Latina continúan siendo las más elevadas del mundo representando un 1,4% del PIB, (161 mil millones de dólares, de un PIB de 9.000 millones).

Las inversiones internas oscilan entre 15% del PIB, en el caso Brasil y 25 % en el caso de Perú. Con una reducción del crecimiento, la devaluación de las monedas y precios más bajos de los productos latinoamericanos, unido a la incertidumbre política, seguramente las tasas de riesgo van a subir.

“… hemos observado una América Latina en proceso de transformación, las sociedades demandan una nueva ética en la gestión pública y administradores privados transparentes, que rechacen la corrupción, dando apoyo a medidas que incluyen la prisión de empresarios y el proceso para la destitución del Presidente”, señaló Plöger.

En primera instancia, la restauración de estos valores por parte de la sociedad genera grandes incertidumbres, pero mirando hacia el futuro, no cabe duda que se fortalecen las instituciones democráticas y permiten grandes reformas estructurales necesarias para el continente latinoamericano, puntualizó Plöger.

Modelo boliviano

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, presentó los resultados del modelo boliviano de economía plural. Es un proceso razonable y necesario de nacionalización de los recursos naturales, el Estado se hizo cargo de la electricidad, de las telecomunicaciones y de la minería.

“El Estado no ha nacionalizado inversión privada, ha nacionalizado lo que antes eran empresas estatales y ha seleccionado de manera específica y se ha concentrado en aquellas que generan alta rentabilidad, ahora es un generador de riquezas que tiene que dispersarlas al resto de la sociedad para crear empleos, bienestar y desarrollo social”, aseveró.

Hay un control por parte del Estado de los principales excedentes que genera la economía y hemos distribuido esa riqueza, uno de los principales resultados es que 50% de la gente más pobre de Bolivia ha salido de la extrema pobreza, explicó García.

Latinoamérica y su proceso de transformación

Emilio Von Bergen, presidente del Capítulo Bolivia, reiteró que el CEAL no es solo un observador de estos cambios que se están produciendo, sino un participante activo en busca de las mejores opciones, siempre bajo los principios institucionales y democráticos y respetando los valores de la  libertad, los derechos humanos y sostenibilidad de las políticas económicas, sociales y ambientales.

Von Bergen, recordó cómo en su empresa La Papelera, en la época de crisis ellos invertían para recoger los frutos en tiempos de bonanza, eso les permitió seguir adelante y ser la primera empresa con equipo de última generación en Bolivia.

También se refirió a los desafíos que implica la crisis y cómo ésta permite crecer a los empresarios y que Latinoamérica está en un proceso de transformación político y social, donde se busca la igualdad de los actores políticos para tener plenitud económica.

Estamos viviendo el momento de América Latina y El Caribe, hay que desarrollar la producción sostenible con bioeconomía y biodiversidad.

Un futuro prometedor

En un reciente debate en París del Foro de Mercados Emergentes, en el que CEAL participó, se presentaron las megatendencias para el año 2050, en las cuales queda en evidencia que América Latina forma parte en mayor medida de las soluciones que de los problemas estructurales del futuro.

Invertir en estos tiempos de cambios y transformaciones, requiere visión y coraje. América Latina puede sobresalir aún más fortaleciendo sus cadenas de producción, por ejemplo la agroindustrial, más aún cuando uno de los principales temas de preocupación mundial es la seguridad alimentaria. También se prestará atención a las inversiones en distintos tipos de generación de energía, el procesamiento de ciertos recursos naturales, la conservación del agua, entre otros.

Plöger apunta que una de las prioridades en el ámbito social junto con la distribución de la riqueza económica, es la distribución de las riquezas culturales, es decir el conjunto de saberes legítimos. Otra de las formas también de justicia social es la democratización del capital cultural, capital económico, de recursos, de tierra, de créditos, de inversiones, de servicios básicos, pero también la democratización de la educación.

“Antes la inversión en el ámbito productivo, se movía del gasto público alrededor del 5% hasta el 2005, pero a partir del año 2007 tiene un ascenso y hoy la inversión pública en el área productiva se mueve en un 45%, es decir el Gobierno asigna de sus recursos un 45% para la parte productiva, pasamos de un 5% a un 47%, y el gasto social que se movía en promedio de 16%, a un 24 %”, dijo.

Para Von Bergen es muy importante también el sector de los servicios que, por la amplitud de su mercado, ofrece un gran espacio para la innovación, la conectividad y grandes ventajas para la población. El Internet de las cosas, incluyendo salud, educación y productividad, son elementos que deben ser tomados en cuenta por las inversiones públicas y privadas.

Particularmente la educación y la innovación son áreas de relevancia, por ejemplo, actualmente el CEAL ha seleccionado algunas de las propuestas sobre estos temas presentados por el diálogo empresarial de las Américas del Banco Interamericano de Desarrollo, para su análisis y ofrecer alternativas que permitan su implementación dentro de los tres próximos años, de modo que sean efectivas y se puedan ejecutar.

Desarrollo Sostenible y rol de mujeres empresarias

En el panel Desarrollo Sostenible con inserción, se habló cómo se dará la transformación social, cuál será el papel de las mujeres en las empresas y cómo integrar las diferencias culturales en los cambios de la globalización. “América Latina puede ser el gran proveedor de la Biodiversidad, las personas son las que van a cambiar la economía con estrategias y el momento es ahora”, afirmó María Beatriz Bley, representante del Green Río Planeta Orgánico de Brasil.

Claudia Cronembol, presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, destacó el liderazgo femenino en las organizaciones, señalando que en las sociedades democráticas, buscan ahora una participación mayor y la inserción equitativa de género.

“Lo que impide su mayor oportunidad en los negocios, es cómo estamos estructurados en la sociedad, y como líderes del sector empresarial tenemos que promover la competitividad y la responsabilidad, hay que buscar soluciones”, reflexionó.

En el debate sobre “Las nuevas oportunidades en tiempos difíciles en una América sin fronteras”, se resumió que una América sin fronteras es pensable en varias dimensiones. Las cadenas productivas globales como la de servicios, agronegocios e industrias.

Al abordar la temática de “Oportunidades de negocios en Bolivia, inversiones públicas y privadas”, se mostró al país como una nueva plataforma de negocios por su ubicación estratégica. El crecimiento e inversiones fueron mencionados, subrayando sobre todo la estabilidad económica y sus ventajas competitivas.

Más del 80 % de la población de las Américas viven en ciudades, lo que significa que la movilidad y conectividad, serán factores críticos en el proceso de desarrollo y crecimiento.


 

Deja un comentario

Menú de cierre