La feria productiva se desarrollará el 23 y 24 de octubre en un espacio de 13,5 hectáreas que estarán destinadas a parcelas demostrativas y dinámicas de maquinarias; 8 para exposiciones en estand; y 3,5 serán ocupadas como parqueo.

Desde sus inicios hasta esta gestión la Fundación de Desarrollo Agrícola Santa Cruz (Fundacruz) logró la generación de 21 variedades de soya, de las cuales, 12 son convencionales y 9 resistentes a glifosato, todas han sido y son un aporte importante en el crecimiento del área productiva del departamento, porque han alcanzado los más altos porcentajes de participación en el mercado de semilla certificada en su momento y algunas continúan haciéndolo.
Los organizadores del encuentro agrícola esperan la visita de 20.000 personas, 243 expositores y representantes de 12 países en las dos jornadas. “La Feria Vidas es una de las más importantes de Sudamérica por la participación decidida del sector agroproductivo, los financiadores, empresas de maquinaria, de semilla e insumos; los beneficios y ventajas para los expositores, productores y público son múltiples”, indicó el presidente de Fundacruz, Francisco Marchett.

Variedades novedosas

En esta versión será presentada la TMG 1180, un material transgénico de ciclo precoz, 105 días a cosecha en verano y 110 días en invierno. Se adapta a diferentes tipos de suelo en ambas campañas, presenta un buen potencial de rendimiento en verano hasta 3,5 toneladas por hectárea; y en invierno 3,3 toneladas por hectárea en siembras realizadas entre el 25 de junio al 20 de julio.
La buena cantidad de vainas, los entrenudos cortos y la maduración uniforme que presenta son factores que garantizan la elevada productividad. Su hábito de crecimiento semi-determinado permite su recuperación a condiciones climáticas adversas y mayor penetración de gotas en aplicaciones de agroquímicos, aumentando su efectividad.
La otra variedad de soya es FCZ Impacto RG, que tiene un ciclo súper-precoz (95 días a cosecha), siendo la más precoz del país, permitiendo al agricultor planificar esquemas de rotación y reducir en costos de producción.
Es una variedad exclusivamente para la zona este, rinde en diferentes tipos de suelo en verano (preferentemente de alta fertilidad), alcanzando rendimiento de hasta 3,3 toneladas por hectárea en campos extensivos, con una maduración uniforme.
FCZ Impacto tiene buena tolerancia a Mancha anillada y Phythopthora, lo que lo convierte en un material con buena sanidad foliar y radicular. Ambos son materiales que serán de gran ayuda para los agricultores del departamento.

En cada campaña las necesidades de los agricultores son nuevas, las condiciones climáticas son más inestables, los suelos se van deteriorando, aparecen más enfermedades, nuevas plagas y muchos factores que van condicionando la producción agrícola.

Cómo obtener una mejor producción

Ing-PorcelIng. Mario Pórcel Robles

La actividad agrícola y el cultivo de soya, se basa principalmente en lograr el mayor rendimiento al menor costo de producción posible. Esto implica un período relativamente extenso de tiempo y que empieza desde la planificación, la implantación y el posterior ciclo, en sí hay varias etapas hasta llegar a la época de cosecha.
Pero no es solo el ciclo del cultivo, el que condiciona el rendimiento, sino que otras decisiones previas a la implantación como son las variedades con aptitudes ideales para la zona productora, la fecha y densidad de siembra elegida y otros, todos relacionados con el paquete tecnológico que el productor decida aplicar, influyen en el rendimiento final.
En consecuencia, el costo de la tecnología y la respuesta por su utilización en términos de rendimiento, determinará la conveniencia de la aplicación de la misma. Para el cultivo de soya se combina con tres tipos de situaciones: las de orden natural (clima y las características del suelo), lo artificial (insumos, maquinaria, tecnología, condiciones socio-económicas e incentivos políticos a la agroindustria) y la contratación de mano de obra calificada.
La siembra debe manejarse siguiendo las mejores prácticas de manejo, basadas en principios científicos probados que incluyen la rotación de cultivos, la siembra directa, el control integrado de plagas y enfermedades, el manejo correcto de la nutrición de suelos y cultivos, la elección de variedades de diferentes ciclos para áreas con grandes extensiones, la fecha y densidad.
Los productores que manejan mapas de rendimiento, y que realizan un correcto diseño de ensayos de factores de manejo, cruzando la variabilidad natural e inducida en los grandes lotes, obtienen un manejo de insumos mucho más preciso y eficiente de lo que pueden lograr otros productores y técnicos que carecen de esa información.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre