Los beneficios del nuevo reservorio serán 1.700 millones de dólares y su producción permitirá  bajar la subvención hasta 25%. La exploración fue realizada por la subsidiaria YPFB Andina. Bolivia ahorrará más de $us 900 millones en los próximos 10 años.

Boqueron188bEl descubrimiento del nuevo pozo Boquerón N-X4D, ubicado a 40 kilómetros de Yapacaní, en la provincia Ichilo del departamento de Santa Cruz, después de 23 años es muy significativo para el país por el trabajo constante de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en la exploración y búsqueda de nuevos recursos para aumentar las reservas petroleras.

Considerando que la última certificación efectiva el 2013, señalaba que eran 16 millones de barriles que tenía Bolivia, con este nuevo hallazgo se triplican las reservas y se garantiza la producción de líquidos para el procesamiento de combustible y el abastecimiento de estos productos en el mercado interno boliviano hasta los próximos 10 años, en promedio 5.500 barriles por día.

“Este nuevo reservorio nos traerá muchos beneficios por el impacto económico porque a partir de esta nueva producción van a estar por encima de los 1.700 millones de dólares, potenciando las regiones y favoreciendo a nuestros hermanos y hermanas”, dijo Guillermo Luis Achá Morales, actual presidente de YPFB.

A partir de las operaciones que comenzarán el 2017, se obtendrán 13,2 millones de litros de diesel por mes; 6,6 millones de litros de gasolina especial por mes y 23,5 toneladas métricas día de GLP.

El trabajo de perforación, que alcanzó una profundidad de 2.500 metros, se inició en diciembre de 2014 en el nivel Yantata del campo Boquerón; con una inversión de 6 millones de dólares y para todo el proyecto con la instalación de infraestructura de otros 24 pozos se destinarán 220 millones de dólares.

MENOS IMPORTACION DE DIESEL

La producción del campo Boquerón reducirá el volumen de importación en un 18,5%; en el país se produce 81,6 millones de litros por mes de diesel y se importa un total de 71,4 millones de litros. Lo que hace una oferta mensual de 153 millones de litros, con la extracción y procesamiento del nuevo reservorio, el país dejará de internar 13,2 millones de litros mensuales 18% y solo se subvencionarán 58,2 millones de litros desde 2017.

En los últimos meses, el consumo de diesel en el mercado interno está en un promedio mensual de 130,9 millones de litros. Achá calcula que Bolivia ahorrará en subvención un total de 916,86 millones de dólares entre 2017 y 2026; en el caso de regalías generará ingresos por 107,15 millones de dólares; en el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) se recaudará 190,4 millones de dólares. En total el aporte económico será de 1.700 millones de dólares.

EXPERIENCIA BOLIVIANA

Guillermo Achá, presidente de YPFB dijo que la exploración fue realizada por YPFB Andina, recuperada y racionalizada. “En este descubrimiento participaron bolivianos, es una nueva generación bajo políticas de incentivos para seguir desarrollando y garantizando los próximos años, no solamente la seguridad energética en el país, sino que también estamos constituyendo a Bolivia como el centro energético de Sudamérica.

“Todos los equipos que están perforando en muchos de los pozos eran equipos que pertenecían a YPFB, éstos fueron vendidos o rifados durante la época de la privatización, hoy después de la nacionalización se recuperan para la actividad exploratoria y de explotación de hidrocarburos”, afirmó el ejecutivo.

Los compromisos comerciales adquiridos en la región con estos descubrimientos se ratifican, y a todos los proyectos de industrialización como la construcción de refinerías en el país, le estamos dando un retorno a esa inversión y tendrán los líquidos suficientes para poder procesar mayores volúmenes de combustibles, agregó.

NUEVAS PERFORACIONES

En otro orden, el titular de la estatal petrolera dio a conocer que los informes preliminares del primer pozo exploratorio de Lliquimuni, en el Norte de La Paz, indican la presencia de hidrocarburos, cuyos trabajos iniciaron a fines de 2014.

“Tenemos muy buenos resultados en el área que se está perforando en Lliquimuni, estamos pensando ir a un segundo pozo para abrir un nuevo horizonte de exploración en el norte del país, los informes saldrán en septiembre y se realizarán estudios sísmicos en Madre de Dios, entre Beni y Pando desde agosto”, anticipó Achá.

En diciembre del año pasado, la sociedad YPFB y PDVSA inició la perforación del primer pozo en Lliquimuni (LQC-X1), con la esperanza de encontrar petróleo en 2015. Si los resultados son positivos, el Gobierno anunció la instalación de una refinería en la provincia de Caranavi. El costo de la perforación es de 54 millones de dólares, en el lugar se estima que hay una reserva de más de 10 millones de barriles de petróleo y alrededor de 153 millones de pies cúbicos de gas.

A la fecha se tiene un avance de perforación de 2.000 metros. El objetivo es llegar a una profundidad de 3.200 metros para confirmar o no la presencia de carburantes. YPFB Petroandina SAM comenzó operaciones en 2009, durante ese período hizo trabajos de sísmica 2D en el área, con una inversión de más de 100 millones de dólares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre