Kimberly-Clark y Unicef fortalecen programa “Un abrazo para cada bebé” con taller para influencers

En Bolivia 15 de cada 1.000 bebés mueren antes de cumplir el primer año de vida. Conscientes de esta realidad, Kimberly Clark en alianza con Unicef continúan implementando el programa “Un abrazo para cada bebé” con un taller para madres líderes de opinión e influencers que tienen o han tenido la oportunidad de ser mamás.

Los disertantes fueron, Rafael Ramírez, representante de Unicef en Bolivia con más de 20 años de experiencia en implementar programas infantiles y Doris Totola, pediatra neonatóloga y responsable del Comité de Lactancia Materna de diferentes hospitales. En el encuentro las invitadas escucharon atentas las recomendaciones, consejos prácticos y tips para mejorar la calidad de vida de bebés de entre 0 a 3 años.

Respecto a la realidad del país, Ramírez presentó cifras alarmantes: 10 de cada 100 partos en Bolivia no son atendidos por personal de salud capacitado; 160 de cada 1.000 mujeres pierden la vida durante o después del parto -la tasa más alta de América Latina- y al menos un 22% de la población infantil nacional viven en situación de pobreza extrema.

“Durante los primeros años de vida, y en particular hasta los 3 años, los niños necesitan nutrición, protección y estimulación para que su cerebro se desarrolle correctamente. Y justamente los niños más desfavorecidos son los que menos posibilidades tienen de acceder a los elementos esenciales para un desarrollo saludable”, explicó Ramírez.

Por su parte, Totola compartió con el auditorio su experiencia en el ejercicio de sus actividades y algunos casos más relevantes de las consecuencias que tiene para un bebé el desarrollo, la estimulación y la inversión de tiempo en el crecimiento integral del infante.

Christian Hidalgo, brand manager de Huggies Bolivia, aseveró que el programa “Un abrazo para cada bebé” -fruto de esta alianza- debe lograr al menos que 42.000 bebés de Bolivia nazcan en condiciones dignas y reciban la atención neonatal que necesitan desde su primer abrazo.

“Este año queremos apoyar directamente a las familias no solo con capacitación sino también con la alimentación complementaria del bebé, dando herramientas para la vigilancia e identificación oportuna de problemas de crecimiento, el tema de las vacunas, trabajar en la importancia de la estimulación del crecimiento y del avance de los niños”, expresó Hidalgo.

En el marco del programa, ambas instituciones prevén capacitar a al menos 4.500 familias y no lo harán solos sino en alianza con más de 500 profesionales de salud de todo el país. ¿Cómo puede contribuir con el programa? Comprando los pañales de la marca Huggies.

Nota para editores:

Rafael Ramírez representante de Unicef en Bolivia presentó las siguientes reflexiones a propósito del tema:

  • Una buena nutrición, protección y estimulación a través de la comunicación, el juego y la atención receptiva de los cuidadores, influyen en el desarrollo y establecen las bases para el futuro del niño.
  • Los niños más desfavorecidas son los que menos posibilidades tienen de acceder a los elementos esenciales para un desarrollo saludable. Por ejemplo, cuando un niño es desatendido y descuidado, la inacción tiene un alto precio y comportan consecuencias a largo plazo para la salud, la felicidad y las capacidades para obtener ingresos cuando estos niños alcanzan la edad adulta.
  • Necesitamos que los padres construyan un vínculo afectivo con sus hijos desde el embarazo. Por eso, es tan importante el primer abrazo que promovemos con esta importante alianza tanto para madres como para padres de familia.
  • De acuerdo con un estudio realizado en 2019 por Unicef en la ciudad de El Alto el 32% de las madres, padres y cuidadores le habla cariñosamente al niño cuando demanda atención: 25% se molesta. Además, 1 de cada 20 papás está a cargo del cuidado de los menores de 5 años; 39% de los papás alzaron a su hijo recién nacido; 8% de los papás acompañó alguna vez a la madre al control de salud de los niños menores de 5 años.
  • Una intervención en el momento adecuado puede reforzar el desarrollo, interrumpir ciclos intergeneracionales de desigualdad y brindar a cada niño un comienzo justo en la vida. La alianza de Huggies con Unicef nos ayuda a promover estas intervenciones.

Kreab Bolivia