Ajuste fiscal requerido

… Si no existe un ajuste fiscal en el corto plazo, la sostenibilidad económica del país está en riesgo

El ajuste fiscal es una política de estabilización económica, misma  que se define como la adecuación de los gastos del gobierno a sus respectivos ingresos, reduciendo y recortando sus diferentes tipos de egresos con el objetivo de equilibrar su resultado y reducir el déficit.  

Por ello, si no existe un ajuste fiscal en el corto plazo, la sostenibilidad económica del país está en riesgo. Si bien la inversión pública se relaciona con el crecimiento de la economía; de igual forma, provoca el aumento del déficit del gobierno, incrementa el endeudamiento público, eleva el déficit del sector externo (balanza de pagos) y ejerce pérdida sobre las reservas internacionales o cantidad de divisas en reserva.

Bajo el contexto actual,  el déficit fiscal del gobierno se sitúa alrededor al 8% del Producto Interno Bruto (PIB), vinculado con  un crecimiento esperado entorno al 4% de la economía, si es que no siguen existiendo otros Shocks negativos en el país (incertidumbre interna, prolongación de paros y conflictos).

Bajo un escenario adecuado de ajuste fiscal,  el déficit fiscal requerido estaría entorno al 2% del PIB, por lo cual, la economía crecería alrededor del 2% de manera sostenible en el tiempo.  Posiblemente para ello, se tendrían que combinar la reducción de transferencias y eliminación de algunos bonos sociales (Juancito Pinto, Juana Azurduy) con énfasis principal en disminución de la Inversión Pública, principalmente en Sectores Productivos e Infraestructura; otros ítems serían más rígidos para la disminución.

Es de hacer notar que en el largo plazo, la economía crecerá a una tasa del cambio tecnológico, más el crecimiento de la población; es decir que el crecimiento estaría en orden al 2.4% anual.

Finalmente,  con un ajuste fiscal alternativo más exigente,  tal como es el balance fiscal equilibrado entre los ingresos y gastos para el gobierno: 0% de déficit fiscal,  el crecimiento de la economía estaría alrededor del 0.7% anual, posiblemente con la necesidad de privatización de empresas estratégicas.  Este escenario involucraría que no exista aumento del ingreso per cápita, inclusive  se podría disminuir si la tasa de crecimiento de la población es ligeramente mayor al crecimiento de la economía.

Roger Alejandro Banegas Riverox
Doctor en Economía. Profesor de posgrado en Economía y Finanzas.

Fuente: Elaboración propia