Unilever recibe premio Kamay por sus acciones de uso y conservación del agua

La empresa UNILEVER recibió el premio Kamay a la innovación en la categoría de unidades productivas de conservación y usos del agua de Cochabamba. La empresa mereció el galardón por la fabricación de detergentes que tienen un compromiso de cuidado del medioambiente y las fuentes de agua.

Este premio es característico a las prácticas amigables con el medioambiente y corresponden a una iniciativa de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), la Universidad Privada Boliviana (UPB), la Universidad Mayor de San Simón (UMMS) y la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB). En la ocasión, el presidente de los empresarios cochabambinos, Javier Bellott, acentuó el aporte de esta entidad multinacional, en el impulso de actividades que fomentan la conservación y el uso eficiente del agua.

Tras recibir el premio, la gerente de Marketing de Unilever Andina Bolivia S.A., Shadyah Eid, explicó que la industria desarrolló el detergente OMO Fácil Enjuague, a raíz de la crisis de abastecimiento de agua registrado en el occidente del país en 2016.

“Decidimos no ser indiferentes a lo que estaba pasando y aportar con algo en esta situación específica. Tenemos planta en Bolivia, eso permite tener mucha flexibilidad en que producir y aportar a lo que la población estaba siendo afectada”, afirmó Eid.

Los detergentes de Unilever Bolivia consumen menor cantidad de agua, al momento de enjuagar la ropa en el lavado, ahorrando casi la mitad del líquido que se utiliza en este proceso; pero sin quitar su poder de limpiador. Se estima que la población boliviana enjuaga, durante el lavado, cuatro veces la ropa, debido a la espuma que generan los productos. Sin embargo, con este detergente ese proceso se realiza solo con dos enjuagues.

Además, de la línea OMO, la industria produce otros detergentes; por ejemplo, Surf y ABC. La característica común de estos, además de reducir la contaminación ambiental, es que se producen “sin fosfatos”, señaló Eid. La fábrica decidió producir los materiales de limpieza de ropa sin recurrir a los fosfatos y demostró que es posible elaborar detergentes eficientes sin este elemento.

Los fosfatos son elementos químicos que tienen un efecto dañino sobre el medioambiente; el agua utilizada en el proceso residual de la limpieza con detergente no queda tan alba. Cuando el líquido residual con fosfato llega a los ríos u otros cuerpos de agua, propicia el crecimiento de algas que cubren la superficie y evitan que el oxígeno pase a la parte inferior, como resultado, los peces y otros seres mueren, las aguas adquieren malos olores y cambian de color.

Eid también destacó que Unilever cumple 25 años de funcionamiento en Bolivia y, el galardón Kamay, fortalece la labor de la empresa en Bolivia.