“No estamos en bandos diferentes”

Esta frase la mencionó Luis Álvaro Céspedes, analista económico del Banco Central de Bolivia, al término de la presentación de su informe semestral denominado: “Estabilidad financiera, política cambiaria y endeudamiento externo”, que se realizó en el auditorio del Colegio de Economistas de Santa Cruz. Fue dicha al momento de aclarar que no están reacios a efectuar ajustes al actual modelo económico, y que éstos se irán desarrollando de acuerdo a las circunstancias, pero cuidando de no afectar lo conquistado hasta el momento: estabilidad financiera y poder adquisitivo de la población.

Destacamos esta frase, porque refleja la intencionalidad del gobierno de consensuar criterios con aquellos técnicos o analistas que tienen una óptica diferente sobre el manejo de la economía boliviana. Como es natural en el ser humano, no todos podemos pensar de la misma manera; en nuestra percepción influye mucho la formación profesional adquirida, así como las experiencias vividas en los diferentes momentos y lugares por donde hayamos pasado. Lo importante es que, en esa intención de arribar a consensos, antepongamos los intereses humanitarios reales de la población, por encima de las ambiciones personales.

Si bien todo gobierno proyecta sus planes a mediano y largo plazo en base a una hoja de ruta pre establecida, la acelerada evolución tecnológica y las fluctuaciones económicas en el mundo exigen hacer ajustes de manera constante. Al proponer o hacer cambios en el país, se debe dejar de lado posturas ideológicas revanchistas; no todo lo que hace el gobierno es malo, pero tampoco todo es bueno. Es importante que los opositores, antes de juzgar, se tomen su tiempo para evaluar con objetividad y desapasionamientos; en tanto que los oficialistas, deben ser conscientes en reconocer sus errores y rectificarlos oportunamente. Al final de cuentas, ambos estamos en el mismo bando.

(Contacto Económico – Agosto 2019)

Harold Dávila Ruiz
Director General