Puerto Jennefer, una alternativa para el comercio exterior

Puerto Jennefer es una infraestructura portuaria multimodal, ubicada entre las localidades de Puerto Suarez y Puerto Quijarro, en la provincia German Busch del departamento de Santa Cruz. Las facilidades de este puerto permiten procesos de importación y exportación de cargas diversas, a través de la Hidrovía Paraguay-Paraná hacia otras terminales portuarias en la Cuenca del Plata o bien continuar sobre buques de ultramar hacia sus destinos finales del resto del mundo saliendo por el Océano Atlántico.

Según datos estadísticos sus principales operaciones son la exportación de clinker, harina y grano de soja con destino a mercados de ultramar. Se tiene conocimiento que hasta fines del 2018 tuvo una inversión privada de US$ 25 millones, moviendo alrededor de 500 mil toneladas y se prevé que hasta fin de año pueda llegar a 1 millón.

El 29 de abril de 2019 mediante Resolución de Directorio de la Aduana Nacional RD-01-014-19 se crea la Administración de Aduana fluvial Puerto Jennefer, siendo la primera aduana portuaria instalada en el Canal Tamengo, con el objetivo de controlar las mercancías que ingresan y salen por dicho puerto se asigna el código operativo “751” dependiente de la Gerencia Regional Santa Cruz, sin embargo fue a partir del 15 de agosto pasado que oficialmente se tuvo la autorización para proceder en su calidad de zona primaria aduanera por parte de la Aduana Nacional, no solo para exportación sino también para realizar importaciones a través de dicho puerto, este proyecto es fruto de un trabajo arduo entre el sector privado y el sector público, que sin lugar a dudas fomenta a los operadores del comercio exterior, según un análisis realizado por la CAINCO sobre el movimiento de carga contenerizada, el Puerto Jennefer generará mayor competitividad y hasta tendrá un alcance de ahorro del 30% en costos y tiempos en relación al puerto chileno de Arica, esta información sin duda es muy importante ya que hasta ahora nuestra mayor debilidad en el uso de la Hidrovía fue justamente el movimiento de carga contenerizada.

Sin embargo y posterior a la orden de la Aduana Nacional, se pueden realizar importaciones de todo tipo de productos y nacionalizarlas en el mismo puerto, además con la mayor disponibilidad de contenedores que lleguen fruto de las importaciones, será posible reducir los costos de exportación, ya que se usaran los mismos contenedores.

Se estima que los resultados del movimiento de carga que se realicen por el puerto serán posibles de estudiarlos a corto tiempo y se prevén que desde fines de septiembre se recibirá la primera Carga-proyecto de importación (Parque Eólico compuesto por 30 torres) y de igual forma se exportarán grandes cantidades de cemento y carne tanto a China como a algunos países europeos.

Solo como dato el puerto cuenta con 510 metros lineales de atraque para atender una capacidad de siete barcos de modo simultáneo Por otra parte después de la autorización realizada por la Aduana Nacional, la empresa concesionaria del depósito aduanero podrá operar en el puerto realizando las actividades que le competen por un periodo de 15 años con la opción de renovar una vez concluya su permiso. Apunto de concluir, creemos que estas noticias son buenas para los distintos operadores del comercio exterior, toda vez que generan mayor empleo, movimiento económico para el país y nos inscribimos dentro del mapa marítimo internacional, algo soñado hace tiempo atrás y realizado por fin.

No hay nada mejor que crear nuevas alternativas en beneficio del comercio boliviano, si bien hay varios puntos en la cadena que debemos mejorar, este primer paso es muy importante y nos servirá para encaminarnos de mejor manera sobre la Hidrovía Paraguay-Paraná (HPP).

Cristian Arraya
Despachante de Aduana