Álvaro Cuadros, gerente de soluciones corporativas de Tigo (Tigo Business) y Tigo Money, entrevistado por Contacto Económico, señaló que el hecho de convertirse en la primera billetera digital en Bolivia, implicó una tarea titánica nada simple, y que tropezó con muchos obstáculos en el camino, particularmente con la parte regulatoria.

“Cuando teníamos el concepto de billetera móvil, no existía la definición dentro de la ley y la normativa; la idea como tal no fue algo que se generó 100% en Bolivia, porque conceptualmente Tigo ya tenía operaciones donde funcionaba la billetera móvil. De hecho, el país fue la antepenúltima operación del grupo Millicom”, admitió.

Este tipo de transacciones fueron exitosas fundamentalmente en África, y hasta ahora son referentes mundiales para las transacciones electrónicas por medios de pago en celular. De igual forma, Cuadros manifiesta que había el desconocimiento de la gente, pero que éste se fue rompiendo de a poco en Bolivia, y terminó siendo un aliado de la banca, como un canal y no como un reemplazo.

Regulación

La Billetera móvil es la única en el mundo que está integrada a la Administradora de Cámaras de Compensación y Liquidación S.A. (ACCL), de la banca privada. Este es un logro obtenido gracias a mucho trabajo y demostrando claramente las intenciones de la empresa en el mercado. “El regulador tuvo la apertura de entender la seriedad de los objetivos que estaba disponiendo este proyecto; no era solo un tema de levantar una plataforma, enchufarla y comenzar a ganar plata, sino que estábamos dispuestos a entrar a un esquema regulatorio proporcional de riesgo para poder trabajar y dar un servicio de los bancos”, señala Claros.

Se comienza a trabajar esta idea en el 2011, la ASFI da la licencia de funcionamiento en el 2013, con la aprobación del Banco Central; para ese momento, la empresa cumplía con la normativa respecto a seguridad del sistema. La ventaja de haber entrado en ese esquema fue que abrió la puerta a la banca, porque se pudo hablar con instituciones que cumplen con los mismos estándares de seguridad y eso facilitó la apertura a la integración con algunos bancos, no solo dentro de las ACCL, sino fuera y de manera directa. “Es el caso de Banco Mercantil, donde puedes sacar dinero de la billetera móvil directamente desde un cajero automático”, señaló Cuadros.

Caminos digitales

El tramo tecnológico fue bastante interesante para Tigo, porque trabajó sobre tres plataformas, probando simultáneamente su funcionamiento y viendo cual era la que respondía mejor.

Finalmente, la que cumplió mejor las exigencias y requisitos fue una plataforma de origen hindú. Inmediatamente empezó una carrera de construcción de infraestructura digital con alta tecnológica, por encima del sistema y con la ayuda de satélites, para añadir valor agregado al cliente. Ésta ha evolucionado desde sus inicios, no solo en capacidad, procesamiento y velocidad, sino que también va directamente a los esquemas de prevención de lavado de dinero.

“Nuestra plataforma al cliente permite realizar transacciones, envíos de dinero a y desde cualquier banco de Bolivia, le admite pagar en comercios electrónicos con la única pasarela de pagos real, y los pequeños negocios entran al esquema de pago por lo que consumes. Tigo Money cobra a un comercio online por los pagos que le hacen, sin ser necesario un mantenimiento de cuenta mensual, eso ha ayudado a crecer rápidamente en usuarios y nos ha desafiado en la mejora tecnológica y la implementación de nuevos servicios”, contempló Cuadros.

“Los bancos entendieron que no eran una competencia, sino un aliado. Ahora el reto son los usos inteligentes de la banca que pueda hacer Tigo Money, fundamentalmente en zonas de difícil acceso para la banca tradicional”
Álvaro Cuadros, gerente de soluciones corporativas de Tigo (Tigo Business) y Tigo Money

Lo que se viene

El Gerente de Soluciones Corporativas de Tigo indica que se vienen más integraciones. Así como en algún momento la ACCL y los bancos entendieron que no eran una competencia, sino un aliado. Ahora el reto son los usos inteligentes de la banca que pueda hacer Tigo Money, fundamentalmente en zonas de difícil acceso para la banca tradicional, “es muy caro llegar y nosotros sí lo podemos hacer, porque sabemos cómo”, señaló.

La seguridad se encuentra bajo los mismos estándares que se mide a un sistema bancario en todo sentido, desde gestión, almacenamiento, entre otros. Pero Tigo cuenta con políticas, procedimientos y estándares estrictos con respecto a la seguridad. “Nos encontramos bastante protegidos, hay que resaltar que hasta la fecha no se ha tenido ningún incidente”, comentó Cuadros.

A partir de junio se abre un Data center Tier III-3 de altísima disponibilidad, donde va a estar Tigo Money, y puede ser utilizado por entidades financieras, aumentando la capacidad de seguridad para cualquier incidente, manteniendo protegido al cliente para que pueda acceder a su dinero.

Contacto Económico