El Congreso Latinoamericano de Auditoría y Evaluación de Riesgos (Clain 2019) en su XXIII versión, fue realizado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra los días 16 y 17 de mayo. El encuentro, impulsado por la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) y organizado en esta ocasión por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), se destaca por ser uno de los más importantes de la región en promover la actualización e intercambio de conocimientos, experiencias y tendencias.

Bajo el lema “El enfoque de la auditoría interna ante la revolución digital y las innovaciones disruptivas”, los ejes temáticos planteados fueron: la disrupción digital, ciberseguridad de la información, análisis de datos en la eficiencia de la labor de auditoría y el formato LEAN en proceso.

El presidente de Asoban, Marcelo Trigo, consideró que la realización de Clain 2019 responde a la iniciativa de promover un intercambio de conocimientos acerca del enfoque que debe tener la auditoría interna en un escenario en el cual la banca, y otros sectores, se deben transformar para acompañar el desafío de la revolución digital, y sobre todo, las nuevas expectativas de los clientes.

“Se trata de un evento de gran actualidad y relevancia para el sector. Como asociación, nos sentimos muy orgullosos de poder ser los anfitriones de este evento y que se realice en Bolivia. Agradezco la confianza de Felaban y del equipo que nos acompaña”, expresó.

A su turno, Henry Bolaños, representante del Comité Latinoamericano de Auditoría Interna y Evaluación de Riesgos (Clain), manifestó que los procesos de auditoría deben ser innovadores y ágiles, con el fin de proteger el valor de la organización a través del aseguramiento de la asesoría y la información de riesgo.

“La auditoría ya se transformó, y por ello hay que guiarla por el camino correcto. La revolución digital incursionó en cada rincón de la empresa, en su estructura, sus métodos de estrategia y planificación, en la ejecución de los negocios y hasta en el control”, manifestó Bolaños, y agregó que se deben cuestionar las prácticas arraigadas del pasado, repensar los procesos fundamentales y recalibrar la función que desempeñan los profesionales de este sector.
En este sentido, el representante de Clain formuló las siguientes preguntas: ¿Cuál es el destino de la auditoría en esta era digital?; ¿qué tipos de capacidades se necesitan y necesitaremos para auditar?; ¿cuál será la mezcla multidisciplinaria en nuestros equipos de trabajo? y ¿cómo será la mejor forma de invertir los recursos para la capacitación de nuestros colaboradores?

Ivette Espinoza, directora general ejecutiva de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), en su ponencia “La expectativa del regulador en cuanto a la auditoría interna, fraude, riesgos y tecnología”, habló de la importancia de la auditoría interna en el país y su respaldo en la Ley N° 393 de Servicios Financieros, normativa en donde la institución establece como tarea fundamental la constancia de que las entidades financieras cuenten con unidades de auditoría interna, un funcionamiento independiente y sistemas de control interno efectivos.

“Es importante establecer que en nuestro país no solamente existen bancos, sino también entidades financieras de vivienda, cooperativas, instituciones financieras de desarrollo, que tienen la obligación de contar con unidades de auditoría interna que tienen el rol de ser objetivas en el control de los procesos de gestión eficiente establecidos, y el cumplimiento de políticas internas en el marco regulatorio”, manifestó Espinoza.

En la era de la cuarta revolución industrial, las empresas se están transformando y los auditores tienen el desafío de hacerlo paralelamente, mencionó el gerente de auditoría del Instituto de Auditores Internos de Chile, Eladio Piña, en su presentación “Implementación e Impacto de la Auditoría Contínua”.

“La implementación de este sistema se debe realizar de forma automática y en tiempo real, permitiendo abordar el análisis y la revisión de procesos críticos de un negocio. Dependiendo el grado de importancia, existirá mayor impacto y cobertura, mejor percepción y revisiones profundas”, indicó el expositor.

De acuerdo con la VP Corporativo de Auditoría Interna de Bancolombia (Colombia), Carmenza Henao, los ciberataques serán la amenaza global más importante y con más probabilidades de que ocurran. En este sentido, consideró que lo menos que se puede hacer ante esto es no darle la espalda al riesgo cibernético.

En su ponencia “El poder de la cultura en la gestión de la ciberseguridad”, la ejecutiva mencionó que, de acuerdo con estudios de Cybersecutiry, se estima que en el 2021 el costo por pérdidas relacionadas con ciberataques será de 6 trillones de dólares anuales a escala global. Frente a esta problemática, la expositora cuestionó lo siguiente: ¿Cómo podemos nosotros contribuir en las organizaciones?

En este sentido, sugirió una inversión en una cultura de ciberseguridad para evitar incidentes que deriven en ataques cibernéticos. “Un estudio especializado de la firma Price Waterhouse Coopers en 2018 indicó que, en el 2018, el 50% de estos incidentes fueron causados por errores humanos”.

El presidente de Asoban filial Santa Cruz, Ramiro Argandoña, agradeció el aporte del sector financiero nacional que, en conjunto con Asoban y Felaban, lograron llevar a cabo con éxito el encuentro en Santa Cruz. “Clain 2019 fue una temática de gran actualidad que por primera vez tuvimos y abordados con profundidad, estamos seguros de que todos los aspectos analizados en el marco del evento serán de gran valor para la banca y las empresas asistentes”, agregó que es imprescindible afrontar las nuevas tecnologías y sus retos en los servicios que se presta a la población.

Dentro de la ceremonia de clausura, los organizadores del Congreso Latinoamericano de Auditoría y Evaluación de Riesgos confirmaron que la versión 2020 de Clain será en Panamá y el 2021 en Chile.

Contacto Económico