Modelos y crisis universitaria

La sociedad y los diferentes actores sociales e institucionales han vertido enésimos argumentos sobre las causas que permitan entender la crisis de la universidad, y por ende las limitaciones en la formación profesional bajo el contexto académico, de investigación, interacción e integración ofertado por el sistema.

En la onda electromagnética, crisis implica rendimientos decrecientes explicados por las fases de recesión y el punto debacle denominado depresión. Aplicando el método científico y el concepto de modelo económico, nos atrevemos a señalar, que la crisis universitaria tiene relación de correspondencia con la crisis de los modelos económicos planteados por los políticos a capricho y sin cuestionamiento de la postura universitaria.

Los modelos de desarrollo en una determinada sociedad deberían ser el resultado de los hallazgos proporcionados por la investigación acción bajo el enfoque ecléctico de corte inter y transdisciplinario. La interacción e integración investigativa posibilitan la formulación e implementación de planes, programas, proyectos y presupuestos, que en la negación de la correspondencia, corresponsabilidad sociedad – universidad y gubernativos políticos, provocan límites de eficiencia, pertinencia, calidad, institucionalidad y credibilidad. El modelo de economía plural rescata las interacciones de los agentes económicos en la diversidad cultural. La perspectiva que desafía al neoliberalismo, no ha podido activar seguridad con soberanía alimentaria, existiendo el riesgo de inflación con acompañamiento de psicosis social que hacen a la contradicción.

Industrializar el país implica gestión de proyectos vinculada a la planeación sistémica apoyada en un modelo de educación y nutrición que aproveche las ventajas diferenciales proporcionadas por los recursos naturales renovables y no renovables que son parte del espacio físico o pisos ecológicos diversos, que con la intervención universitaria bajo el paraguas de la consultoría social para el desarrollo, permitirá el planteamiento de proyectos viables con gestión de riesgos precisando relaciones de causalidad y no de casualidad.

La inversión pública tiene que generar factores relevantes que atraigan la inversión privada nacional o extranjera, las economías de escala afianzan competitividad y calidad, que deben ser controladas en la sustentabilidad y el manejo apropiado de la variable empleo digno, producto de la conformación de redes de intercambio que hagan a la integración subnacional en el marco de las “autonomías”, con proyección de acuerdos supranacionales o de integración, sin olvidarnos que primero está el desarrollo y abastecimiento endógeno.

La universidad es clave para el cometido señalado, debiendo cambiar sus mallas y perfiles profesionales, haciendo imperante la conformación de una estructura matricial, además de encaminar procesos de institucionalidad y mejora continua en las políticas de admisión, seleccionando a los mejores recursos humanos, dando oportunidades a los que tengan proyección para desarrollarse en el contexto del alto rendimiento.

Alfredo E. Mansilla Heredia, Mgr.
Economista. Profesor universitario. Especialista en Gestión y Evaluación de Proyectos. Director Regional Cbba. Contacto Económico.
alfredomansillaheredia@gmail.com