Humanizar la economía de consumo

Gracias a TIGO, Contacto Económico entrevistó a Fernando Anzures, director general de EXMA en Iberoamérica. Uno de los más prestigiosos congresos de marketing, que se realizará en mayo en Santa Cruz de la Sierra.

El término innovar se refiere a aquel cambio que introduce una o varias novedades. Cuando alguien innova, aplica nuevas ideas, productos, conceptos, servicios y prácticas a una determinada actividad o negocio, con la intención de que sean útiles para el incremento de la productividad.

“En esta etapa del desarrollo, con sociedades altamente tecnológicas, surge un nuevo paradigma que es el de innovar: hacer cosas de una manera completamente distinta. Es cubrir una necesidad de forma disruptiva; ver la misma oportunidad que tiene otra persona, pero cubrirla de un modo divergente”, afirmó Anzures.

La innovación va aún más lejos y tiene que ver con una transformación de la manera de pensar y generar un modelo de negocio, de vida. Reinventar la forma de estudiar, de vender y de emplearse.

“Nos dedicamos a desarrollar y expandir el conocimiento. A democratizar el mercadeo para Latino e Iberoamérica. Creemos firmemente que, con mejor educación, las nuevas generaciones van a poder detonar ideas que cambiarán sus países”. Fernando Anzures director general para EXMA Iberoamérica.

El consumo

El nuevo consumidor es más demandante en diferentes categorías, busca ventajas competitivas, es más asertivo y cada vez más dinámico; pero también empieza a ser más celoso y cauteloso. Tenemos mayor acceso a información, por lo cual estamos en una era de “comoditización” de productos, en donde una marca se pasa de moda cada vez más rápido.

Dentro de estas nuevas configuraciones de mercado, en términos económicos, el capital está dependiendo del consumo. Pero las marcas o entidades son capaces de definir necesidades que marcan esta nueva forma de consumir servicios y productos, captando una mayor fuente de recursos con el mínimo de inversión.

La generación de capitales no es necesariamente tangible. Estos parten de lo real y se transfiguran cada vez más en lo virtual, desde el pago hasta la contratación o compra de un servicio o producto.

En internet se puede encontrar casi todo. “Tomemos como referencia el juego Fortnite, que está de moda entre los jóvenes. Este no necesita una consola, porque se puede acceder por red y democratiza la plataforma con accesos iguales para todos los participantes.  Pero solo aquel que compra prendas en línea es reconocido como líder en su comunidad. Entonces, ¿dónde está la generación de capital? ¿Quién genera el consumo? No hay algo tangible, la ropa es un bit que está dentro de un juego, donde soy capaz de gastar dinero en este producto intangible”, señaló el experto en mercadeo.

Necesidades

Las necesidades ya están generadas, pero si eres creativo encontrarás formas distintas de cubrirlas; ahí está el secreto. Ejemplificando, todos necesitamos calzar para proteger los pies. El costo de los zapatos es variable según la posición económica o disposición de dinero para invertir en este bien en concreto, la diferencia del precio varía entre las marcas. “La necesidad está ahí para ser satisfecha, lo que se está creando es la forma. Mientras sea más novedosa y original, se tendrá mayor éxito en el mercado al que apunta un producto determinado”, sentenció Anzures.

“Por ejemplo, India tiene 1.300 millones de habitantes, pero tiene una mano de obra altamente calificada, esto se deriva de la competencia dentro de un mercado difícil que requiere muchas habilidades. Esta condición se vuelve una ventaja que se presenta para poder abastecer de productos y servicios a Asia y Estados Unidos”, puntualizó.

Servicios

Hay que entender que los servicios son intangibles. Es muy difícil repetir el mismo servicio dos veces, porque la persona que va a comprar no está en igual condición que el día anterior. Eres el mismo consumidor de este producto, pero no tuviste la misma experiencia.

El mundo del servicio requiere crear primero una cultura para tratar de estandarizar lo más posible. Lo segundo, es diferenciar la forma de presentar el producto; este será el gran diferenciador que va a generar un modelo cronométrico de largo plazo. 

El servicio y el consumo son necesidades imprescindibles que están creciendo rápidamente, impulsados por la tecnología. Hay que humanizarlas. En Estados Unidos y Europa los usuarios usan de seis a siete plataformas al mismo tiempo; la similitud de todos es el acceso a internet.  El 95% acceden a la misma plataforma, pero la herramienta es distinta, por lo que la tecnología ya no hace una diferencia en la construcción de servicios. Hay que humanizar estas plataformas, para que puedan diferenciarse.

Dependencia

No se necesita buscar nuevos tipos de servicios, se puede reinventar los servicios que se brinda y usar los básicos, como Starbucks, que no inventó tomar café, pero expandió la experiencia; Netflix no inventó la televisión, pero brinda una plataforma donde se puede definir qué programa se quiere ver y a qué hora. Lo que se tiene que entender, es la forma más simple de servir en cierto tipo de industria, para obtener el mayor valor, dejar contento al cliente, y asegurar que regrese a tu plataforma.

La cuarta revolución industrial tiene que encontrar este valor de la transformación digital, y sumado a eso es vital la evolución humana. “Para mí el punto más importante es la capacidad y las ganas que tengamos de afrontar el cambio. En toda Latinoamérica, la variable que más se trabaja dentro de las empresas, es la gestión al cambio y la velocidad al mismo tiempo”, aseveró.

Mano de obra o generación de plusvalía

Es importante segmentar por generaciones; entender en una misma ideología, país, empresa, entre otras, que están trabajando distintas generaciones al mismo tiempo. Latinoamérica tiene índices donde la mano de obra es barata y el desempleo es alto. Esto brinda una gran oportunidad de plataformas de co-creación. La buena mano de obra desempleada y barata, cuando combina estas variables, genera grandes oportunidades para los prestadores de servicios.

Se debería desarrollar una estrategia sobre la falta de empleo y las plataformas de servicio que están en el mercado. ¿Cómo poder tomar ventaja de situaciones económicamente adversas? La respuesta es la educación.

Otro problema en Latinoamérica es la desigualdad económica, que viene de la determinación de los ingresos económicos que yo puedo tener de acuerdo a mi educación, a mi perfil, clase y cómo puedo romper eso con el conocimiento. La pregunta es: ¿cómo consigo este bien intangible sin dinero? La respuesta es el acceso a las nuevas tecnologías, con un aprendizaje en el mundo de los servicios digitales.

Contacto Económico