Casa Real integra a pequeños productores al negocio vitivinícola

45

Este 2019, la bodega ha planificado realizar una importante inversión en la sala de alambiques. Además, tiene previsto iniciar la exportación de sus Singanis a Chile.

“Nos sentimos felices de producir las uvas que son la base de los mejores vinos y Singanis de Bolivia. Me gustaría que mis hijos continúen la tradición de trabajar con Casa Real, para aportar juntos al desarrollo de nuestra tierra”, comentó Dionisio Salgado, proveedor tarijeño de la bodega hace 40 años. Más de 300 proveedores y sus familias son parte fundamental del negocio vitivinícola.

Las bodegas Casa Real y Campos de Solana albergan a más de 100 trabajadores y otros 300 colaboran de manera indirecta. Hace casi 20 años que la empresa invierte en el crecimiento profesional de sus colaboradores y proveedores en las áreas de seguridad alimentaria e industrial, manufactura y buenas prácticas agrícolas, entre otros.

“Casa Real es como si fuera mi casa, mi hogar” nos cuenta Adela Espíndola, quien trabaja en la compañía desde sus inicios. “Cuando comencé a trabajar aquí era muy joven, poco a poco fui aprendiendo todo lo que sé, Don Luchito siempre fue como mi padre, me ayudo a formar mi familia, a tener mi casa, a lograr que mis 4 hijos sean personas de bien” destacó.

La relación entre la compañía y sus aliados, no solo le ha permitido involucrar a pequeños y medianos productores en el negocio vitivinícola, sino también a todos los trabajadores que forman parte de la familia Casa Real, así han logrado la mejora de la producción de sus cultivos y la generación de ingresos para sus familias.

“Surgió el desafío de duplicar el rendimiento por hectárea en la variedad Moscatel de Alejandría con la que elaboramos Singani y se logró mejorar la producción. En la vendimia 2019 tenemos prevista la cosecha de 2.700 toneladas de uva para nuestras bodegas de vino y Singani. Son cifras alentadoras que nos permiten afirmar con certeza que este año será de grandes éxitos”, anticipó Luis Pablo Granier, gerente General de Sociedad Agroindustrial del Valle (SAIV).

Para alcanzar este objetivo Casa Real realizará la ampliación de la sala de alambiques. Este ambicioso proyecto arquitectónico, está a cargo del estudio Bormida & Yanzon, uno de los más reconocidos de Mendoza, Argentina. La iniciativa ha logrado motivar a todo el personal directo e indirecto que trabaja en esta bodega.

La vendimia es el proceso de cosecha de uva, que se lleva delante de febrero a marzo. En este tiempo se ven los resultados de todo un año de cuidado minucioso a cada planta, para conseguir la mejor calidad.

Singani Casa Real, se elabora con la uva moscatel de Alejandría, que pasa por un proceso de estrujado (mecánico o artesanal), y posteriormente es llevado a cubas de fermentación para obtener un vino, que luego es destilado en alambiques.

Según Granier, el negocio vitivinícola genera cerca de 150 millones de dólares por año y 14 millones de dólares en impuestos. “El principal mercado es Estados Unidos, desde el año pasado comenzamos a exportar a Londres, y este 2019 nos expandiremos a Chile”, acotó el ejecutivo.

No solo las cifras son positivas en tema de exportación, la cultura vitivinícola aporta al desarrollo del turismo al sur del país. Las bodegas de Casa Real y Campos de Solana ofrecen un recorrido por sus instalaciones, para que los visitantes puedan conocer sus procesos de producción y realizar la cata de sus productos. Estas actividades lograron incrementar sus visitas durante el 2018 en un 12%, en relación con el 2017.

Acerca de Casa Real

Casa Real es la marca preferida en el mercado del Singani, una bebida reconocida como símbolo nacional de Bolivia a nivel internacional. En 2009 obtuvo el premio al Mejor Destilado del Mundo. La familia Granier conserva una tradición vitivinícola desde hace más de cuatro generaciones, produciendo Singani con los más altos niveles de vanguardia y tecnología del valle de Tarija desde 1925. La bodega, situada a más de 1850 m.s.n.m., cuenta con un clima cálido, aire puro y luz intensa, resultando en condiciones idóneas para cultivar la uva y obtener un producto de insuperable calidad. Actualmente, está conquistando el mercado norteamericano a través de una marca exclusiva exportada por ellos: Singani63.