La economía de la duplicidad

128

El origen de la economía de la hipocresía o la riqueza sin sustento científico e irracionalidad de argumentos que quieren esconder lo falaz, se encuentra en la baja acción comunicativa y desinteligencia emocional resumidas en la envidia e individualismo que niegan los procesos de formación, capacitación y gestión del conocimiento, que son parte de un modelo que tiene reticencias con el desarrollo del sector cuaternario de la economía, cultura e institucionalidad que debieran comprometer el adecuado diseño, construcción y conducción del proceso de desarrollo en distintos niveles y pisos ecológicos.

Sin cimiento o entendimiento de la economía y acompañamiento del trabajo inter y transdisciplinario, la aplicación de fondos que realizan los agentes económicos se distorsiona y contingencia el concepto del multiplicador dentro el marco del manejo contable y medición del PIB, que en teoría, consolida crecimiento y expansión intersectorial basada en el principio de la sustentabilidad, siempre y cuando, se tenga un adecuado sentido de la insatisfacción con acompañamiento de la visión y la doctrina de Estado.

Las políticas públicas, el plan con objetivos de corto y largo plazo que promuevan viabilidad, gestión de riesgos y fiabilidad para la factibilidad que minimice el daño económico y endeudamiento soberano es indispensable en el marco de la institucionalidad que garanticen la implementación de los proyectos instrumentos claves y operativos del desarrollo con un proceso de conducción que fomente el trabajo en equipo, con roles definidos y complementarios que minimicen los conflictos sociales y las perversiones de una economía especializada en la compra compulsiva, amañada y directa ligada a los sobreprecios, tráfico de influencias, mordidas porcentuales y complementos alcohólicos curvilíneos, además de la conformación de redes de embarre y complicidad longitudinal y otros denominativos que resumen corrupción y enriquecimiento ilícito ligado a la cadena de la politiquería que constituye el cáncer social de muchos países latinoamericanos, pudiendo excluirse del fenómeno exiguas economías; asimismo, relevamos la astucia que tienen muchos agentes económicos del mundo en la aplicación de estrategias innovadoras para el lavado de dinero sucio.

La historia en el ejercicio del poder nos demuestra que la economía de la duplicidad merma los niveles de desarrollo equitativo y la cultura ambiental. El ejercicio del poder con un mayor nivel de participación, democracia, transparencia, alternabilidad y planificación del desarrollo socio espacial permite integración subnacional y supranacional; en cambio, las economías subculturales benefician a unos pocos, generan endeudamiento soberano y un coste de oportunidad alto que traduce daño económico al Estado, ampliando la brecha entre países ricos y pobres. La ilusión monetaria en el contexto de la capitalización de la ignorancia y el pensamiento mediático se encuentran a la orden del día, no importando incrementar el consumo presente con detrimento generacional del consumo futuro y la pérdida de oportunidades para el desarrollo humano ambiental.

Si el ejercicio del poder no es transparente, la institucionalidad es ficticia, evidenciándose un alto índice de Gini que a su vez demuestra pésimo desempeño y compromiso de los agentes económicos, que en su afán de supervivencia se vinculan a la economía informal y en muchos casos apoyan al lavado del dinero sucio en el marco de la economía de la duplicidad en contubernio y estructuración de redes, atreviéndonos a citar el caso latinoamericano de ELFEC vinculado a un cooperativismo mediocre y carente de institucionalidad que amerita la profundización en su proceso de investigación por parte de instituciones especialistas en el análisis criminal con las respectivas instancias de Investigaciones Financieras para lograr la recuperación de fortunas que acumularon algunos de sus directores pobres y confundidos en su mandato con apoyo de gerentes, jefes de división y asesores nefastos, quienes promovieron una compra millonaria de acciones a una empresa extranjera no regulada y que hoy es parte del análisis de la temática de los Papeles de Panamá y con involucramiento de algunos políticos, medios de comunicación, periodistas y jurisconsultos.

La difusión de discursos que promueven factibilidad sin viabilidad, que en los porcentajes de ejecución presupuestaria en distintos contextos constituyen indicadores de economía de la doble moral está a la orden del día. La desaparición de personas vinculadas a la trata y tráfico de personas y órganos revisten un valor modal significativo, en muchos casos incomprendido o desentendido a conveniencia por algunos distorsionadores de la misión pública o del falso cooperativismo con acompañamiento del amedrentamiento y la apatía de los socios que no disfrutan de sus excedentes.

En fin, cuando uno conoce y estudia las economías del mundo, se pregunta: ¿Cuál es la razón por la que en algunas zonas francas con acceso marítimo se tiene un precio referencial y un país mediterráneo que importa mercancías tiene un precio más bajo que el del puerto?, dejando la respuesta a su imaginación que no necesariamente recaerá en un análisis formal de la economía.

Sigamos referenciando nuestro análisis que seguramente afectará el pensamiento de los reticentes administradores del poder con misión para el beneficio público olvidado, sin desmerecer a los desprendidos en su faena dentro el contexto latinoamericano y mundial; promoviendo una nueva interrogante: ¿Por qué en algunas sociedades los sujetos con menor formación o ínfimo grado de escolaridad, que prácticamente son parte del club de los barrio bajeros practican la política en distintos escenarios y de la pobreza pasan a la opulencia, que en el largo plazo no tendría que tener sostenibilidad, empero hacen proliferar la reproducción de su modelo particular?, pudiendo en el marco del conocimiento de la historia, tener el atrevimiento de argumentar coincidentemente a otros pensamientos, que en la teoría de conjuntos, las sociedades eligen a sus representantes en conformidad a su nivel de formación y por ende visión.

Alfredo E. Mansilla Heredia, Mgr.

alfredomansillaheredia@gmail.com

Economista. Proyectista y Economista de Empresas. Candidato a Doctor en Ciencias Humanas e Internacionales. Profesor universitario. Director Regional Contacto Económico (CBBA).