Zona Económica Especial (ZEE), para desarrollar fronteras

10

En Pando está instalada, la única zona franca (Zofra Cobija) que queda en el país, la misma que en abril del presente año, fue ampliada por 20 años más con el agregado que ahora será también industrial además de comercial. Esta zona franca no obstante estar sumamente alejada de las principales ciudades del eje troncal, en contrapartida tiene la ventaja de estar cercana a dos fronteras, Brasil y Perú, países de los cuales puede obtener múltiples beneficios, si es que los ejecutivos de Zofra Cobija logran desarrollar una estrategia de conjunto, porque ambos vecinos cuentan con una economía de escala mayor que la de Bolivia.

Al otro extremo, en la provincia Germán Busch, se anuló la zona franca que había, cuya ausencia se hizo más notoria cuando la economía brasilera empezó a declinar, con sus consecuentes efectos en la frontera. Sin embargo, ahora dos acontecimientos convergen en simultáneo para lanzar la región hacia un mayor crecimiento. De una parte, la certificación internacional de los tres puertos del Canal Tamengo, que contribuirá a incrementar el traslado de carga por la hidrovía, en tanto que, por otro lado, en el Comité Interinstitucional de Frontera de la provincia, están trabajando intensamente para conseguir que se declare a la región, como ZEE.

La ZEE, es un área delimitada geográficamente, ubicada en un sitio con ventajas naturales y logísticas para convertirse en una región altamente productiva; ofrecen un entorno de negocios excepcional para atraer las inversiones y generar empleos de calidad. En tanto que la zona franca, también es una región delimitada geográficamente, pero que tiene un régimen normativo especial, diferente al del resto del país. Con estas concesiones, se busca atraer la inversión extranjera, ofrecer condiciones de competitividad internacional a los productores nacionales que deseen exportar, generar empleos, transferir tecnología y atraer divisas, entre otras cosas.

Existen dos tipos de zonas francas, las estatales y las privadas; las primeras reciben muchas observaciones y críticas en el sentido que se las crea para cobijar laboralmente a los partidarios del gobierno, sin embargo, son los mismos operadores de estas entidades, quienes deben demostrar lo contrario con un trabajo técnico y honesto. El éxito de las zonas francas y de las ZEE, está supeditado al grado de vinculación que tenga con la economía doméstica, cuya efectividad dependerá del nivel y capacidad profesional de quienes diseñen y ejecuten las estrategias; probablemente de aquí a unos cinco años, ya podremos calificar los resultados de ambas modalidades.

(Logística & Negocios Internacionales – Noviembre 2018)

Harold Dávila Ruiz
Director General